lunes, 16 de septiembre de 2013

ANTICRISTO OTRA VEZ, DOS EGÓLATRAS DESESPERADOS POR SER ADORADOS

ANTICRISTO OTRA VEZ, DOS EGÓLATRAS DESESPERADOS POR SER ADORADOS

 Dios nos dice, Revela, aquello que nos perjudica, nos muestra donde esta el error, la rebeldía, la oposición, donde es que no solo estamos prescindiendo de Él, sino donde también estamos oponiéndonos a Él.

 Somos unos tontos, insistimos a Dios que nos de lo que queremos mientras que Él quiere darnos algo mucho mejor, y lo que verdaderamente nos hace falta y conviene.

 Con nuestra actitud ponemos de manifiesto que somos unos caprichosos rebeldes renegados por voluntad y elección propia, unos despreciativos desamorados, egoístas perversos que no dejan de rechazar a Dios, a Nuestro Padre. Dios nos cuida, por ello nos dice, muestra y quiere dar lo que verdaderamente nos hace falta, pero nosotros continuamos buscando, queriendo e insistiendo que nos de lo que queremos, ¿Quién esta equivocado?.

 Él Es Dios, Él sabe, nosotros no, solo tenemos orgullo, presunción, soberbia, nos domina y controla el miedo, nos ahoga la ambición y nos perjudican enredándonos los propios caprichos. Considerar que estamos sucumbiendo ante la propia podredumbre, aquella de la que Dios no solo puede, sino que también quiere librarnos en un instante.

 No somos liberados porque no queremos escuchar, entender, prestar atención, colaborar, recibir a Dios, seguimos esforzándonos por demostrar que somos y que queremos ser caprichosos, odiosos, rebeldes y desamorados.

 No padecemos por lo que no tenemos, ni por lo que queremos y no podemos alcanzar, padecemos porque somos rebeldes, desamorados, perversos, renegados, porque peleamos contra Dios, porque no queremos obedecer.

 Dios quiere hacernos el Bien Verdadero, pero no queremos siquiera escucharlo, somos unos caprichosos obtusos y renegados que se empecinan en tratar de conseguir lo que quieren y que se esfuerzan por creer que obteniendo eso se verán saciados, conformados y aliviados.

 Somos unos tontos, y por elección propia, casi es como si Dios tuviese que pelear contra nosotros para hacernos el Bien, nos comportamos como jacob, como rebeldes que rivalizan contra Dios pretendiendo ganarle, justamente como éste, debemos inclinarnos contra Dios, doblar la rodilla, agachar la cabeza, aceptarlo, sino no vamos a recibir bendición alguna.

 Considerar que al colocar su rodilla a tierra fue corregido por Dios, de ahí su nombre, por lo que, sin haber sido corregido por Dios, no hubiese alanzado bendición alguna de Dios, dado que su Bendición es su corrección.

 Vamos a dejar de padecer el infierno cuando dejemos de hacer lo que hace en el infierno, es decir, cuando dejemos de odiar a Dios, de renegar contra Él, de elegirnos a nosotros, al orgullo y de desesperarnos por satisfacer la ambición que con cada satisfacción obtenida se vuelve mas descontrolada y controlante, perversa e insaciablemente caprichosa, obtusa y degenerada.

 Como tontos queremos vencer a Dios no viendo que eso es la perdición, es hora de abrir los ojos, de dejar de hacer escándalos y de histeriquear, porque es ahí donde nos procuramos el mal que nos atormenta. Dios Envió a Su Hijo a Salvarnos, pero no queremos recibirlo, continuamos prefiriendo las tinieblas a la Luz, seguimos encaprichados, empecinados y emperrados en vencer a Dios, en imponer nuestra voluntad y por lo tanto, en privarnos de Él.

 Pretender que ganamos a Dios, que lo vencemos y dominamos, es el último y mas grave engaño en el que el adversario nos puede hacer caer, es lo peor que podemos llegar a hacer, porque es privarse de Dios definitivamente.

 La verdad es que no ganamos a Dios, no podemos prevalecer sobre Su Voluntad, es un cuento, un engaño, es fantasía, es el embuste que vende el adversario a las almas haciéndose adorar como dios en el mundo por medio de los dos impostores que vienen a ser su rostro, aquellos que entre ambos conforman al anticristo de estos tiempos.

 Considerar que el adversario vende buzones, es decir, embustes al precio de la Vida Eterna, él es el primer derrotado, perdido, el primer engañado por su orgullo y egolatría, es el primer idiota que cree que ha ganado a Dios cuando en realidad esta encerrado en su nada, perdido en su propio agujero y confiando al abismo eterno como todos los descartes, fracasados e inservibles, los desechos y despojos, en definitiva, la basura.

 Hoy entre los dos impostores dicen haber conseguido la paz en la tierra, es fantasía, engaño, cuento, es el embuste del anticristo, es donde satanás se hace adorar por medio de sus dos rostros, aquel que hace de antagonista de la Humanidad del Señor, y aquel que hace de antagonista de la Divinidad del Señor, dos farsantes y embusteros ególatras desesperados por ser adorados, tomados en cuenta, servidos y obedecidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOBRE LA SELECCIÓN Y LA POLÍTICA

SOBRE LA SELECCIÓN Y LA POLÍTICA Hemos visto repetidas veces que estrellas que brillan aisladas no funcionaron como equipo, cont...