miércoles, 25 de septiembre de 2013

FIELES-CLIENTES Y CLIENTES-FIELES



FIELES-CLIENTES Y CLIENTES-FIELES

 Todos tenemos la oportunidad a diario de renunciar a nosotros mismos, de elegir a Dios, de buscarlo, preferirlo y entregarnos a Él, así como de todo lo contrario, es decir, de ignorarlo, repudiarlo, rechazarlo, de prescindir de Él y dedicarnos por completo a alimentar el ego generando mas orgullo y amor propio.

 De hecho estamos de paso por el mundo, nos hallamos en el tiempo, para realizar esa opción, para adoptar esa decisión fundamental, para elegir o rechazar a Dios.

 Aceptar o rechazar a Dios es cosa diaria, incluso de cada instante, pero, con el correr del tiempo se forma una tendencia, vamos teniendo una preferencia, y es eso lo que va determinando la pertenencia a Dios o no, y también en consecuencia, si lo tenemos o no.

 Lógicamente que, si lo buscamos, elegimos y aceptamos, lo tenemos, porque Él nos tiene, y al revés, si lo repudiamos, ignoramos, rechazamos, etc., no lo tenemos, ni Él nos tiene, la elección es libre, y con el tiempo se hace costumbre, es donde vamos creciendo como hijos de Dios en el mundo, o como hijos de satanás en esta tierra sin-Dios y construida contra Él.

 La elección de Dios en esencia consiste en buscar, discernir, querer hallar, etc., Su Voluntad, y luego, colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe, cualquier otra cosa, por mas que queramos creer y que se diga que es elegir a Dios, no lo es.

 Ahí es donde ocurren confusiones, surgen embustes e hipocresías, debido a que muchas almas de buena intención hacen lo que se enseña como bueno no siéndolo, son engañadas, defraudadas y estafadas por otras perversas u orgullosas que por ello trabajan para satanás a sabiendas o indirectamente.

 Trabajan para satanás a sabiendas las almas perversas, las que saben lo que están haciendo y quieren hacerlo, aquellas que desean engañar a la humanidad para instaurar el reinado satánico en el mundo definitivamente. Trabajan indirectamente para satanás aquellas almas orgullosas, satisfechas de sí, llenas de amor propio que se desesperan por ser adoradas, tomadas en cuenta, aceptadas.

 En estos tiempos llega a producirse un engaño universal, debido a que en las religiones se han alzado almas directamente satanistas, conduciéndolas a una conversión en la verdadera abominación de la desolación. Estas almas satanistas, como esta dicho, pueden ser a sabiendas o ignorantes de tal hecho y estar movidas por vicios, ambiciones, orgullo, deseo de adoración, etc., que son manifestaciones del espíritu satánico.

 Así es que tenemos religiones que aparentemente son lo que eran, pero en esencia no son mas que sinagogas de satanás, no se adora ni se sirve a Dios ahí adentro, sino que se adora a la humanidad misma, al ego, al orgullo, al dinero, el poder, etc., prevaleciendo objetivos y aspiraciones terrenas, no divinas, no celestiales, no espirituales.

 Se han volcado o inclinado al mundo, se han enterrado y anegado en sí mismas, por ello buscan el reconocimiento y la aceptación del mundo, de ahí que se desesperen por construir una imagen adorable, aceptable, como lo hacen las empresas que promocionan sus productos y quieren estar presentes en el mercado obteniendo fieles clientes-clientes fieles.

 Así como las almas con sus elecciones diarias van formando una tendencia, un hábito, una preferencia, las religiones también, de manera que si se han empecinado en rechazar y repudiar a Dios, en elegirse a sí, en cuidar su imagen, prestigio, en construir una imagen adorable despreciando a Dios e impidiendo la Revelación, no son religiones que representen o sirvan a Dios.

 Si no son religiones verdaderamente, es decir, si no sirven a Dios ni lo representan, ¿Qué son?, ¿A quién sirven?, ¿A quién representan?, son sectas disfrazadas de religión, sirven a satanás y lo representan a éste aunque hablen de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ   Signos o no, acá algo pasó.   Los hechos, sucesos, acontecimientos a los que hemos asistido, de l...