viernes, 20 de septiembre de 2013

REVOLUCIÓN TÍTERE



REVOLUCIÓN TÍTERE

 En política estamos acostumbrados a ver que cambie todo para que nada cambie, es decir, solo se cambia la imagen, la apariencia, pero lo esencial queda intacto, dado que, quienes tienen el poder real entre sombras, continúan siendo los mismos.

 El cambio superficial, de imagen, de títere, de farsante dictador disfrazado de gobernante democrático, es provocado por quienes detentan el poder real. Este cambio lo realizan porque la imagen del títere que usan, se desgasta, entonces, lo reemplazan.

 Se desgasta la imagen del títere porque realiza cosas realmente perversas, siniestras, despiadadas e infernales al servicio de sus amos, quienes lo han colocado en puesto y fingen otorgarle poder, aquellos que en realidad lo usan para seducir y engañar al pueblo que cree que tiene un semidiós, o una semidiosa, en el poder que se ocupa de él y de velar por su bien.

 En el obrar y con el correr del tiempo, el títere va perdiendo credibilidad, pues todo lo que dijo y prometió para lograr ser adorado, aceptado, elegido, es exactamente al revés de lo que hace. Cuando la imagen del títere se ha deteriorado de tal forma que la indignación es general, los que tienen el poder entre las sombras, deciden su cambio.

 Por supuesto que el repuesto, el recambio, el reemplazo, no es mejor, es otro títere inútil, inepto, inservible, pero, que logra ser aceptado, reconocido, aprobado generalmente. Para que llegue a ser adorado, se acaba de hundir al títere anterior presentándolo como único responsable de todo lo que hizo.

 Los mismos que pusieron y usaron ese títere, viendo que ya no les es útil, lo emplean para obras mas descaradas, desfachatadas y aberrantes, porque en esto buscan que su decaída y ya perversa imagen, acabe de desplomarse y sea condenado, rechazado y repudiado generalmente.

 Ese animo de rechazo general, es lo que quieren, porque con eso obtienen que, cuando lo reemplacen, nadie llore ni extrañe al títere viejo y de imagen rota, y a la vez, consiguen que el nuevo títere, sea celebrado, festejado y aprobado generalmente, incluso como salvador, o como un todopoderoso dios capaz de solucionar los desastres que hizo el títere anterior.

 En poco tiempo el títere fue cambiado, el pueblo en general cree que todo se solucionará e irá bien, el sentimiento y pensamiento general es que todo ha cambiado, pero la verdad es que el show continua, la farsa sigue adelante, el gran circo continúa su función.

 Las leyes y reformas efectuadas por el títere anterior son las mismas, el nuevo títere no modifica nada de aquello que el publico asistente a la obra teatral ha repudiado y condenado, solo hizo discursos, verborragia, porque el nuevo títere es otro charlatán encantador que dice lo que el público-pueblo quiere escuchar, un seductor, embustero y traidor mas, el nuevo títere de la función, del gran circo, del nuevo orden mundial.

 Esto que ocurre en forma común, no diaria, pero es bastante corriente, desde el punto de vista espiritual parece intrascendente, pero la verdad es que tiene implicaciones gravísimas.

 Eso se debe a que la autoridad o cabeza de una nación comunica a su pueblo el espíritu que posee, así es que, si ama a Dios y le es fiel, produce una unión con Dios, atrae la Presencia de Dios y Su Bendición para esa nación, ese estado y ese pueblo.

 Si la autoridad es rebelde a Dios, esta separada de Él, hundida en sí, perdida en su abismo de egolatría y dedicada a su orgullo, esta corrupta espiritualmente, lo que la deja indefensa y propensa a todo tipo de corrupciones morales y materiales.

 Esa persona separada de Dios que se ha alzado como autoridad en la nación, ese ser orgulloso y ególatra preocupado por sí y desesperado por ser adorado, es un anticristo, o sea, un ser contrario a Cristo, no ama a Dios, no lo sirve ni obedece, solo se preocupa por su ego-orgullo-amor propio, un abismo donde adora directamente a satanás, cosa que puede hacer en forma consciente o inconsciente.

 Adora a satanás en forma consciente cuando perteneciendo a la masonería y sus ramificaciones, sectas y organizaciones, ha realizado sus ritos donde directa y conscientemente se ha consagrado a satanás. Adora a satanás en forma inconsciente cuando no perteneciendo a la masonería directamente, ha escalado por orgullo y ambición, por satisfacción propia y solo sirve a su ego haciendo lo necesario para lograr ser amado, adorado, aceptado, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOBRE LA SELECCIÓN Y LA POLÍTICA

SOBRE LA SELECCIÓN Y LA POLÍTICA Hemos visto repetidas veces que estrellas que brillan aisladas no funcionaron como equipo, cont...