sábado, 21 de septiembre de 2013

SIN VER QUE NOS CONVERTIMOS EN EGÓLATRAS



SIN VER QUE NOS CONVERTIMOS EN EGÓLATRAS

 Permite El Señor el tropiezo con el propio límite, con la propia incapacidad, para que tomemos una dosis de vergüenza, para que podamos desengañarnos y dejemos de presumir, para que no sigamos enorgulleciéndonos y presumiendo que somos perfectos.

 Es una corrección a tiempo, porque si crece el orgullo, acabamos encerrados en nosotros, evadidos en un delirio, alejados de Dios, separados de Él, hundidos en nosotros mismos mirando espejismos que al adversario le agrada magnificar para mantenernos atrapados, sujetos, dominados y controlados apartándonos de Dios, incluso mientras que creemos que vamos a Él.

 Por lo que hacemos o dejamos de hacer, por lo que decimos o dejamos de decir, por lo que sabemos o dejamos de saber, queremos creer que somos perfectos, deseamos suponer que alcanzamos algún tipo de perfección, entrando así en presunción y autoengaño.

 Es por ello que El Señor permite el tropiezo, para evitar que nos perdamos, encerremos, abismemos, hundamos y ahoguemos en nosotros mismos seducidos por la propia mentira.

 Estamos seducidos por la propia mentira porque llegamos a creer que somos perfectos, ideales y que todo lo hacemos bien, olvidamos que somos humanos y presumimos de algo que no es real, dedicándonos a construir el orgullo y abandonando a Dios aun sin darnos cuenta, pues de la boca hacia afuera, no cesamos de hablar de Él y sobre Él todo el tiempo.

 Por nuestro Verdadero Bien es que es verdaderamente conveniente que nos vaya mal, es decir, que no logremos lo que queremos, que no obtengamos lo que deseamos, que hallemos dificultades, reveces y contratiempos, porque así es como podemos librarnos de la tiranía del orgullo-amor propio.

 Es así como podemos evitar dedicarnos con exclusividad a lo que en realidad es nada, o sea, a nosotros mismos, a una fantasía, a generar orgullo y vanidades, perdiendo el tiempo que debemos emplear en buscar el Reino de Dios, la Verdad, El Bien y lo Bueno, al Que Es Bueno, a Dios mismo, Fuente de todo Bien.

 Llegamos a creer que el bien somos nosotros, que lo bueno lo hacemos nosotros, y que fuera de nosotros no hay bien ni nada bueno, y de manera es que ponemos de manifiesto lo que ocurre en el interior, estamos sujetos a una dictadura.

 Estamos interiormente sujetos a una dictadura porque nos autolavamos el cerebro, nos esforzamos por creer la mentira, nos volvemos una secta, es decir, suponemos que somos el bien y lo bueno y que todo bien esta en nosotros, mientras que afuera, en otros, esta todo el mal y lo malo.

 Eso es miedo, cobardía, preocupación por sí y signo claro de estar hundido-encerrado en sí mismo haciendo la guerra contra todo el mundo, es el efecto de estar perseguido por espectros, es decir, de ver lo que queremos y de suponer lo que no queremos dominados por el miedo.

 Eso sucede porque al encerrarnos en nosotros y prescindir de Dios, carecemos de defensa, protección, entonces, crece el miedo, la preocupación, y llegamos a imaginarnos que todos nos perjudican o lo harán. A eso se añade la cuestión perversa de que el adversario aprovecha el vernos sin-Dios e indefensos, preocupados por nosotros y llenos de orgullo.

 Aprovecha esa situación insinuando cosas, acrecentando los propios miedos, asustándonos, perturbándonos, etc., logrando así adquirir control, obteniendo una capacidad de manipulación donde nos hace hacer o no hacer a su gusto y conveniencia.

 De esta manera es que seguimos encerrándonos, o sea, seguimos despreciando, condenando, rechazando, expulsando  a Dios, continuamos impidiendo Su Venida-Paso-Revelación, seguimos queriendo creer que lo que se nos ocurre es verdad sin admitir a Dios, sin recibir al Que Es La Verdad.

 Como el miedo nos domina y el adversario nos presiona, nos volvemos rígidos, intransigentes, obtusos, tercos, construyendo en el interior un  régimen dictatorial donde somos esclavos de la imagen o personalidad que construimos para hacernos amar, adorar y aceptar, donde rechazamos a todos y solo adoramos ese ídolo-imagen, sin ver que nos convertimos en ególatras aunque hablemos de Dios todo el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

BROCHE DE ORO DE LA PEOR PRESIDENCIA DE LA HISTORIA: CFK VUELVE AL PODER PORQUE MACRI HIZO TODO LO POSIBLE PARA ELLO

BROCHE DE ORO DE LA PEOR PRESIDENCIA DE LA HISTORIA: CFK VUELVE AL PODER PORQUE MACRI HIZO TODO LO POSIBLE PARA ELLO CÁMPORA AL ...