sábado, 28 de septiembre de 2013

SOBREVIVIR EN EL INFIERNO



SOBREVIVIR EN EL INFIERNO

 Todo es ‘transgénico’, es decir, todo esta adulterado, cambiado, transformado, cambiado, todo parece, pero no es, porque en esencia se trata de otra cosa, incluso hasta a Dios se lo ha cambiado y se vende a satanás en su lugar.

 Se hace llamar ese maldito e inmundo cerdo infernal, bueno para nada, ‘el dios que arde’, pero no es Dios, él en sus delirios caprichosos de soberbia y orgullo se cree un dios, pero, no es Dios, ni dios, no lo fue, ni lo será, solo es un delirante.

 Considerar lo que diríamos de una persona que se crea diosa y que diga que lo es en el mundo, lo mismo vale para satanás, el adversario, el perdedor perdido, no fue ni será dios, si cree serlo es soberbia, mentira, delirio, y si otros le creen, están compartiendo su alineación sumergiéndose en su fantasía y perdiéndose en su abismo de egolatría seducidos por sus mentiras.

 Considerar que arde pero no en amor a Dios, en deseos de adorarlo y entregarse a Él, servirlo, obedecerlo y pertenecerle, sino que arde en un deseo desesperado y desesperante por lograr que lo adoren a él, lo sirvan, obedezcan y le pertenezcan.

 El problema es que las almas no son diferentes ni van por otro camino mas que el de su misma perdición, autodestrucción, simplemente porque se adoran a sí y se empeñan en hacerse adorar, de manera que acaban encendiéndose en deseos ardientes y desesperantes por lograr ser adoradas, saciadas, conformadas, por obtener verse satisfechas, volviéndose por ello depravadas, violentas, obtusas y caprichosas.

 No dejamos ni colaboramos en Que Dios Se Revele, entonces, no estamos recibiendo Su Revelación, al Que Es Su Revelación, o sea, a Su Hijo, Su Enviado, El Señor, por ello no lo tenemos, y no recibiendo al Que El Padre Envía, no recibimos tampoco al Padre, y no teniendo ni al Padre, ni al Hijo, no tenemos tampoco al Espíritu Santo.

 Careciendo del Espíritu santo, lo que tenemos es vacío y desolación, ausencia de Dios, y encima, continuamos impidiendo la Revelación de Dios, seguimos resistiéndonos y construyendo la fantasía de que así tenemos el poder, conservamos el control y estamos sobre Dios como dueños.

 Si prescindimos de la Revelación, por mas que aprendamos sobre Dios y lo repitamos, no lo tenemos ni lo tendremos, entonces, irremediablemente nos perdemos y perderemos en el abismo de egolatría miedo, vicios, corrupciones, etc., en la ausencia de Dios que construimos orgullosamente.

 Si decimos que tenemos al Señor y que lo conocemos solo por lo que aprendemos y repetimos, estamos mintiendo, nos estamos engañando y, lo que es peor, estamos contribuyendo a construir el anticristo, la imagen de la bestia, la estatua de la negación de Dios porque así como lo tenemos ausente en nuestra vida por no recibirlo, colaboramos en que siga ausente en el mundo para muchos.

 Si frenamos o impedimos la Revelación de Dios, estamos convirtiéndonos en anticristos, es decir, seres contrarios a Cristo, y si encima decimos que lo seguimos, servimos o le pertenecemos, contribuimos a construir el anticristo mundial, general, global, la mas abominable negación de Dios, oposición a Él y rebeldía que se haya conocido nunca en la humanidad.

 Dios no deja de Revelarse, nosotros francos la Revelación y nos privamos de Él porque no queremos recibirlo, aceptarlo, porque no deseamos buscarlo ni prestarle atención, porque nos empeñamos en ser y hacer lo que se nos ocurre sin recibir a Dios, Nuestro Creador.

 No dejamos a Dios que hable, nos diga, nos desesperamos por hablarle y lograr que nos escuche, así como por obtener que nos haga caso, sumiéndonos de esta manera en las tinieblas, provocándonos el vacío y entregándonos a la desolación que nos destrozan cuando podríamos tener a Dios y pasar por el mundo en Su Reino-Vida-Presencia.

 Los que han elegido prescindir de Dios definitivamente entregándose a su delirio, quedan atrapados irremediablemente en éste corriendo precipitadamente a su autodestrucción. Es inevitable, primero porque prescinden de Dios, y segundo porque entra en ellos definitivamente satanás y dispone de su vida para desenfrenarlos depravadamente.

 Esto es así porque el adversario es liberado, sale de abajo, entra en esas personas que no han querido recibir a Dios, que no han querido renunciar a sí, amar, buscar la Voluntad Divina, y como un preso que se escapa, hace cualquier cosa para convencerse de que es libre, usando al alma como guante para estar en el mundo.

 Así es que las almas que renegaron de Dios, de Su Voluntad, se ven desenfrenadas, se vuelven alienadas y se hallan perdidas, totalmente descontroladas sirviendo a su ego-orgullo hasta autodestruirse por completo. En el camino de autodestrucción, las almas chocan unas contra otras y van destruyendo, corrompiendo y estropeando a otras.

 Ahí es donde esas almas que eligieron convertirse en anticristos, son la ruina para sí, pero también para quienes han contribuido a formarlas, porque estando totalmente descontroladas, arrastran a la ruina a muchas otras, a todas las que les están ligadas.

 Esas almas convertidas en anticristos se hunden definitivamente en un abismo de egolatría que no tiene límite, que es eterno, y al hacerlo, llevan arrastradas a todas las almas que las adoran, sirven, pertenecen, y es así como satanás reclama a todas las almas.

 Así es como surgen peleas, odios, rencores y el mundo se convierte en un verdadero infierno, una jungla real donde sobrevivir es el premio diario. No es nada incoherente, son las consecuencias de haber construido un mundo sin Dios y contra Él.

 Faltando Dios, las almas quedan libradas a su suerte, se hunden en sí, se entregan a vicios, ambiciones, depravaciones, corrupciones, etc., y también se exponen a todos los enemigos espirituales para correr a una ruina segura.

 Si falta Dios en las almas y en el mundo, podemos decir tranquilamente que tanto las almas como el mundo son verdaderos infiernos, es decir, lugares donde Dios no esta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS   Los combates espirituales estos días fueron muy difíciles. El m...