miércoles, 25 de septiembre de 2013

VELOCIDAD VERTIGINOSA DE DESCOMPOSICIÓN



VELOCIDAD VERTIGINOSA DE DESCOMPOSICIÓN

 Aprovecha el adversario para penetrar definitivamente en la iglesia la ignorancia generalizada, la falta de formación, instrucción, práctica, etc., que hay, así como el desamor que hay hacia Dios, pudiendo imponer su doctrina, reglas, costumbres, mentiras, embustes y en definitiva, su inmundo y repulsivo espíritu.

 No podemos quejarnos de que satanás haya penetrado hasta la cúspide de las religiones y del mundo, no hay lugar para quejas si eso hemos buscado, querido, elegido, si en eso hemos colaborado, de manera que el cerdo infernal se sienta en trono de San Pedro inundando de tinieblas el mundo.

 No es novedad, se esperaba desde siempre, él lo quiso desde que supo que El Señor tendría un vicario, quiso plantar su vicario en el mundo, el problema es que lo haya conseguido, que lo haya obtenido, que las almas hayan colaborado para que se saciara en su capricho.

 No podemos quejarnos de la maldad y astucia de satanás, ya estábamos advertidos por El Señor desde el principio por ello, el problema es que le hicimos lugar a esa maldad y astucia, hemos negociado, tratado con él, y por supuesto que nos ha ido mal, simplemente porque es un chanta, un embustero, un estafador, es la misma serpiente del relato del pecado original.

 No saltó del abismo y se plantó en el mundo, mucho menos penetró de la noche a la mañana a la cúspide de la iglesia y de las religiones todas, hizo un trabajo previo, progresivo, sin pausa, constante, de verdadera erosión, corrupción, penetración hasta obtener lo que quería.

 Fue provocando cismas y divisiones arrancando partes completas, pero tampoco lo hizo de un día para otro, pues si bien hay un día en que el cisma se produce, no se alzó un día y partió la iglesia en dos, vino rasgándola desde abajo con tiempo, la marcó, para partirla después de un golpe.

 Primero siembra orgullo, pues siempre le es mas útil y provechoso que el miedo, el miedo es el último recurso. Esto se debe a que tiene experiencia, sabe que la Sangre de los Mártires engendra Santos, por ello es su último recurso, cuando ve que no obtiene lo que desea con engaños, adulaciones y sutilezas, descontrolado y enfurecido, recurre a persecuciones y violencia.

 Siembra orgullo, adula, lisonjea, se pone zalamero y seductor, así envuelve a las almas, y por éstas va arrastrando a la estructura, y por ésta arrastra a los fieles, el rebaño. Cuando las almas se han vuelto orgullosas, es decir, piensan en sí y no en Dios, siembra vicios, busca tener a las almas atadas con vicios, las hace cómplices de sus corrupciones.

 Esto significa que las tienta y como no están unidas a Dios por haberse vuelto orgullosas, ceden, caen, se autojustifican, en principio sienten culpa, pero después se olvidan y vuelven a pecar, entrando así en un camino de degradación, corrupción y muerte.

 Con los vicios tiene a las almas atadas, encadenadas, olvidadas de Dios, ya no piensan en Él, no lo buscan, entonces, con el vacío, sienten culpa y se autojustifican, y es ahí donde cambian la doctrina, donde comienzan a justificar los vicios e inventar, defendiendo de esta manera perversa el espíritu de satanás que han recibido, su pertenencia a éste.

 Cambiando la doctrina, cambian el espíritu, y después eso es lo que se enseña y transmite al rebaño, a los fieles, de manera que se les da como salvación lo que es veneno, se les enseña mal y se les engendra el espíritu de satanás.

 Tal vez se les enseña a rechazar algún vicio notorio, pero se les adoctrina para que vivan en el orgullo y amor propio, dedicadas a cultivar su imagen, construir su personalidad, empeñadas en dedicarse a la egolatría y el narcisismo, de manera que hablan de Dios, pero ni lo ven ni lo miran.

 Eso provoca que, con el correr del tiempo la situación vaya empeorando como una enfermedad que no se trata, y aun peor todavía, una enfermedad que se cultiva, quiere, elige.

 Así es que llegamos a estos tiempos donde la rebeldía contra Dios, el prescindir de Él, de Su Voluntad, es algo común, generalizado y hasta tenido por bueno, incluso mientras las almas se ahogan en palabrería inútil e insoportable hablando de Dios todo el tiempo.

 No buscando la Voluntad de Dios, no colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe, y enseñándose eso como si fuese religión, o sea, la rebeldía contra Dios, es que satanás no solo esta en el mundo sin-Dios, sino también en las religiones que han llegado a ser sin-Dios.

 Ha penetrado de esta manera en las almas, en las organizaciones, estructuras y ha alcanzado la cúspide, haciéndose adorar en los que dicen representar a Dios y fingen hacerlo en apariencia, pero que en realidad, en esencia, en el espíritu, pertenecen a satanás, lo adoran a él, lo sirven y representan consagrándole almas, es decir, entregándolas a la destrucción, al olvido y la negación de Dios, las que caminan como ovejas al matadero, pues creen servir y amar a Dios porque eso les dicen y hacen creer lo ególatras anticristos que las engañan.

 Hoy en día el nivel general es deplorable, no se sabe nada, se practica menos, todo es hipocresía, orgullo, vanidades, no hay real culto a Dios, y eso lo aprovecha el adversario que lo ha venido sembrando y preparando desde hace tiempo por los suyos, para hacerse adorar en el lugar de Dios y engañar a muchos.

 Puede decir y hacer creer cualquier cosa el adversario en estos tiempos porque se desconoce la Verdad, y porque no se busca al Señor, porque se ha impedido la Revelación, entonces, no se busca la Verdad ni se la puede conocer. Se ha acallado al Señor, y Él Es La Verdad Misma, entonces, la humanidad ha elegido permanecer en tinieblas y exponerse a lo que el adversario y los suyos quieran hacer y deseen hacerles creer.

 Si no se conoce la Verdadera Doctrina, no se la practica, entonces, no se ama ni se adora a Dios como es debido, las almas son engañadas y satanás penetra en el mundo, en las religiones, en las almas, en toda la creación, aumentando de esta manera las tinieblas y la desolación, potenciando los vicios y aumentando la corrupción, así es que las almas se degeneran a pasos agigantados sin remedio, cobrando una velocidad vertiginosa de descomposición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ   Signos o no, acá algo pasó.   Los hechos, sucesos, acontecimientos a los que hemos asistido, de l...