lunes, 23 de septiembre de 2013

VIVA IMAGEN DE LA MUERTE



VIVA IMAGEN DE LA MUERTE

 No solo nos dice, inspira, Revela, El Señor lo que debemos hacer para buscar y alcanzar una verdadera unión con Dios, sino que nos ayuda y fortalece para que lleguemos a realizarlo.

 El Señor Es El Maestro, pero no como los del mundo que solo transmiten conocimientos que generalmente ni comprenden y luego pretenden ser adorados como semi-dioses por algo que repiten de memoria o que llegan a inventar, o peor aun, que reciben como inspiración satánica.

 El Enviado de Dios Es El Señor, Jesús, Su Hijo, El Mesías, El Hijo de María Virgen, El Que Tiene dos Naturalezas, Humana Perfecta y Divina Perfecta, no hay otro señor, guía, maestro, salvador, etc.

 Parece que hemos olvidado lo que Él mismo enseñó mientras decimos seguirlo, esta escrito, “No llamen a nadie padre, maestro, salvador o guía...”.

 Generalmente nos apegamos a quienes dicen representar a Dios, y es porque deseamos ser aceptados, tomados en cuenta, amados, adorados, no despreciados, etc., es porque nos dedicamos a nosotros mismos y no a Dios, y porque queremos que dios también se incline hacia nosotros, se postre y nos adore.

 Estamos en el tiempo en el cual se cumple aquello anunciado de que cada uno se busca maestros a su medida, es decir, quienes digan las mentiras que cada cual desea escuchar.

 Esto significa que, como no queremos buscar al Señor, como no queremos prestarle atención, y mucho menos deseamos hacerle caso, estamos a la búsqueda, a la pesca de oportunistas ególatras no menos orgullosos, caprichosos y mentirosos que nosotros que nos digan aquello que deseamos escuchar.

 Queremos creer en un dios falso, deseamos creer que Dios nos adora, sirve, obedece, pertenece, que Él se postra a nuestros pies y nos justifica, defiende y adula, en definitiva, queremos creer la mentira, no queremos tener Fe Verdadera.

 Queremos un dios inútil, inepto, caprichoso y vicioso como nosotros mismos, un infeliz que no nos corrija, por ello es que no adoramos a Dios en verdad, sino que terminamos por adorar a satanás, tales son sus inmundas características o atributos.

 Si somos caprichosos, rebeldes, si no buscamos la Voluntad de Dios y no colaboramos en Que Se Haga-Reine-Triunfe, tenemos inevitablemente como cabeza, guía, rey, señor, al primero de los rebeldes orgullosos desamorados, es decir, a satanás.

 Lógicamente, éste inútil no se presenta con su ser real, primero porque no puede ser visto, y segundo porque es abominable, entonces, usa máscaras-fachadas-apariencias-imágenes. Tales ‘pieles de oveja’ que usa satanás, son personas orgullosas, ególatras, desesperadas por ser adoradas, aceptadas, tomadas en cuenta, etc.

 Esas personas son la máscara-imagen de satanás, su fachada, cubierta, encubrimiento, la piel de oveja, porque tienen su espíritu inmundo de egolatría, orgullo, amor propio, miedo, preocupación por sí, deseo de adoración, etc., es decir, son un abismo en sí que clama verse satisfecho.

 Como no queremos adorar a Dios, buscarlo, amarlo, pertenecerle, siquiera recibirlo en verdad, caemos en las redes del adversario y no hay mas remedio que adorar y pertenecer a sus embusteros e inmundos representantes no menos ególatras y desesperados por ser adorados, es decir, a los anticristos de estos tiempos, esos cerdos que fingen poder salvar y solucionar todo problema, pero que en realidad solo se preocupan por ser adorados, aceptados, tomados en cuenta y no despreciados.

 Como no somos diferentes, los tenemos irremediablemente como cabeza, guías, maestros, etc., ellos solo reflejan de manera visible, clara e insoportable el ser real degradado de la humanidad desamorada de estos tiempos, es decir, son la viva imagen de la muerte, el retrato de la corrupción espiritual inmunda y egoísta de las almas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ   Signos o no, acá algo pasó.   Los hechos, sucesos, acontecimientos a los que hemos asistido, de l...