domingo, 29 de diciembre de 2013

LA MALDICIÓN QUE CAE SOBRE LAS ALMAS



LA MALDICIÓN QUE CAE SOBRE LAS ALMAS

 Es tiempo de Justicia, es decir, de desolación, de ausencia de Dios, la Misericordia Divina fue desterrada por la humanidad misma, aquella que se harta mencionándola, pero que no quiso recibirla.

 La humanidad no quiso recibir la Divina Misericordia porque no quiso convertirse, las almas no quisieron aceptar la Verdad Revelada por Dios, prefirieron continuar apegadas a su mentira-delirio orgullosamente.

 Las almas están totalmente equivocadas respecto de la Divina Misericordia, creen lo que se les antoja sobre ella, y entonces, satanás por él mismo, y por medio de sus falsos profetas en el mundo, las convence de esas mentiras.

 La Divina Misericordia no consiste en que Dios diga que todo esta bien, nada es malo, que cuanto se les ocurra o antoje a las almas ser o hacer es bueno, motivo de celebrar, festejar o alegrarse, y cuanto mas depravado mejor.

 Por mas que las almas deseen creer que la Divina Misericordia es tan misericordiosa que roza lo estúpido, Dios no es idiota, no es tan tonto como lo quieren presentar, Dios Es Dios, y Seguirá Siendo Dios, por ello, como esta escrito en el Apocalipsis, a cada uno lo que le corresponde sin blanduras propias de los infelices miedosos que se preocupan por sí mismos y que quieren creer que Dios los felicita cuando no quieren corregirse.

 No es que Dios esté castigando en estos tiempos a la humanidad, la humanidad se ha buscado el castigo que padece, y no es Dios tampoco el que se lo esta administrando.

 Las almas han deseado construir un mundo sin Dios, en abierta rebeldía y total desafío a Él, entonces, ¿Qué es lo que puede haber en las almas y en el mundo mas que una horrenda ausencia de Dios?.

 En esa ausencia de Dios provocada por las almas que reniegan de Su Voluntad mientras se esfuerzan desesperadas por imponer y hacer prevalecer la propia buscando satánicamente ser adoradas, el único que puede permanecer es satanás, la serpiente antigua.

 Esto es así porque el cerdo maldito infernal solo puede permanecer cuando Dios esta ausente, como esta escrito en el relato del pecado original, y Dios esta ausente porque las almas lo han echado, han renegado de Su Voluntad, prescindido de Él y se han entregado a construir la abominable desolación que cae como maldición sobre ellas mismas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario