lunes, 30 de diciembre de 2013

LÍDERES POPULARES DE SECTAS INFERNALES



LÍDERES POPULARES DE SECTAS INFERNALES

 Las almas que no eligieron amar a Dios por sobre sí mismas, tienen lo que han elegido, lo que se merecen, la ausencia de Dios. En su momento se eligieron a sí mismas, se rindieron culto a sí, a su imagen-personalidad, luego, viéndose vacías, desoladas, débiles, encontrándose perdidas en las tinieblas que se provocaron, salieron a buscar ídolos.

 Tomaron como dios a cualquier idiota infeliz orgulloso ególatra narcisista desesperado por ser adorado, lo alzaron a los altares y lo canonizaron, lo hicieron el ídolo de las masas.

 Ahora le rinden culto a su imagen inerte, insensible, a ese cadáver con patas que, errante, vagabundo, se pasea entre los sepulcros del mundo, entre otras almas muertas y desamoradas.

 Realmente esos líderes de las religiones se han convertido en líderes populares de sectas infernales, carecen de amor a Dios, se rinden culto a sí mismos, y luego, los fieles los adoran con un fanatismo incongruente infernal.

 Han venido a ser como los reyes de la antigüedad, adorados como si de dioses en la tierra se tratase, defendidos con fanatismo ciego, irracional, infernal. Son cerdos orgullosos ególatras que mienten, seducen y se convierten en reveladores de la presencia de la serpiente infernal.

 El amor a Dios fue abandonado, olvidado, negado, las almas se han entregado a la egolatría construyendo un mundo sin Dios, sin vida, sin verdad, un verdadero infierno desolado en el que la muerte es el pan diario.

 Muerte para los cuerpos, muerte para las almas, muerte para los espíritus, falta total de Espíritu-Dios-Vida-Verdad, el Santo Sacrificio fue anulado, no hay transubstanciación, entonces, veneno son las doctrinas, veneno son los actos, ceremonias, rituales, las liturgias, etc.

 No se transmite el Espíritu de Dios, sino que todo cuanto se hace viene a contribuir en el olvido de Dios, la negación de Él, la oposición a su Voluntad, de manera que a cada instante aumenta el vacío y la desolación, la muerte eterna que asola almas y mundo porque también ha penetrado en las religiones y las ha conquistado para que la transmitan.

 Es simple, para tener el Espíritu de Dios, hay que recibirlo, y se recibe el Espíritu de Dios obedeciendo-amando a Dios, si no lo aceptamos no lo recibimos, si somos rebeldes y renegados contra Él, si prescindimos de Su Revelación-Venida-Palabra Viva, no lo tenemos, y si no lo tenemos, no podemos transmitirlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario