sábado, 28 de diciembre de 2013

ORGULLOSAS DESAMORADAS QUE SOLO SE PREOCUPAN POR SÍ



ORGULLOSAS DESAMORADAS QUE SOLO SE PREOCUPAN POR SÍ

 Dominados, controlados y sometidos por el adversario, nos entregamos a rivalizar contra Dios, a renegar de Él y oponernos, incluso ciegamente convencidos de que estamos orando por y para nuestro bien o el de otros.

 Es el resultado de la ceguera orgullosa infernal que se abate sobre las almas que as cubre como manto negro de tinieblas, el que es fruto del olvido y la negación de Dios que las almas no cesan de provocar, generar y practicar.

 Las almas se empeñan en una guerra inútil contra Dios, son dominadas, usadas y manipuladas por sus rebeldías e impurezas, incluso en su ceguera dicen y creen estar sirviendo a Dios.

 Esto no es incoherente ni tampoco imposible, la prueba esta en lo que ha ocurrido en el tiempo del Primer Paso del Señor por el mundo, en su orgullo, amor propio y constante dedicación a sí, esas almas infernales estaban ciegamente convencidas de que obraban bien odiando al Señor, atormentándolo y matándolo.

 No obramos de manera diferente, espiritual o místicamente, continuamos atormentando, persiguiendo, maltratando y matando al Señor. Esto ocurre cuando impedimos Su Paso-Venida-Revelación, cuando hacemos lo que se nos viene en ganas y luego decimos que es por y para Dios, cuando en realidad es por orgullo y amor propio, para el ego.

 Las almas se alzan llenas de soberbia, dominadas, controlas y sometidas por su orgullo-ego-yo, dedicándose a defender, proteger y socorrer a otras que aparecen como débiles y desvalidas.

 Parecen, mas no son, son tanto o mas rebeldes que aquellas que las defienden, porque no aman a Dios, no buscan Su Voluntad, solo se dedican a satisfacer su ego-orgullo y no les interesa otra cosa mas que eso mientras que se desesperan por continuar prescindiendo de Dios  renegando de Su Voluntad.

 Es la hora de la gran desolación, de la irremediable ausencia de Dios, del gran olvido y de la abominable negación de Él, las almas controladas y sometidas por su abismo de egolatría, son llevadas de las narices como ovejas al matadero y no se comportan como creen que quieren.

 Hacen o se comportan como realmente quiere satanás, como astutamente sabe manipularlas, como él mismo lo ha provocado y querido, hacen lo que él quiso y quiere, no ven que se están olvidando de Dios y entregando a una rebeldía y negación total.

 Las almas están orgullosas y satisfechas de sí mismas, conformes con lo que hacen, pero no ven que en realidad están ejecutando un plan satánico concebido hace tiempo, el que tienen como propio y lo defienden como tal, no advirtiendo que se están asentando en el fondo del abismo, en el olvido y la negación de Dios convirtiéndose definitivamente en orgullosas desamoradas que solo y siempre se preocupan por sí mismas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario