ACTORES PRINCIPALES Y OCULTOS PRODUCTORES DE LA FARSA



ACTORES PRINCIPALES Y OCULTOS PRODUCTORES DE LA FARSA

 El partido dominante, controlante, imperante, no es ni de derecha ni de izquierda, puede ser de derecha o de izquierda según la necesidad, puede serlo a la vez inclusive.

 Eso es posible porque en algunos aspectos se comporta como de derecha y en otros como si fuese de izquierda. Es de izquierda en lo social, cultural, en la imagen, en lo externo, discursivo y aparente. Es de derecha porque trabaja como socio para el mejor postor, halando hacia la derecha o izquierda según las conveniencias del mercado.

 El único interés del partido es el poder, solo existe como instrumento de quienes detentan el poder real para conquistar el poder, aumentarlo y defenderlo. El partido en sí no existe, es nada, solo es una secta que controla todo.

 El partido es la imagen o fachada que se dan las organizaciones secretas, bancos, entidades financieras, empresas, etc., dueñas de todo en el mundo, para someter a al sanciones y para hacer creer a los habitantes que viven en libertad.

 Los miembros del partido solo son socios-cómplices de esas estructuras secretas sectarias y ocultistas que detentan el poder real, son su máscara o fachada, la imagen con la que se esconden disimulando sus intereses.

 Quienes detentan el poder real solo se preocupan por conservarlo mientras se desesperan por saciar su ambición de dinero, por conformar su excitación por el oro.

 El partido gobernante es como el prestanombre, el testaferro, un socio minoritario y nada mas, su vida depone de esas organizaciones sectarias ocultistas. Los miembros del partido gobernante tampoco son dueños de sí de su vida, de nada, su vida le pertenece al partido, o sea, a quienes controlan ese partido-imagen para tener el poder.

 Así es que, deben asegurar lucrativos negocios para sus empresas, deben realizar todo lo necesario para que esos cerdos ocultos continúen engordándose, deben cambiar leyes, modificar conductas, cometer toda clase de crímenes a su servicio como si de gestores de negocios se tratase, y todo eso fingiendo que son mandatarios y representantes del pueblo que cree haberlos elegido.

 Su trabajo es mantener el engaño la distracción, mentir, hacer cree que hay progreso, de ahí las omnipresentes estadísticas que nadie entiende, comprende y que resultan tediosas e insoportables, tales como las que se realizan en la novela “1984” de G. Orwell.

 Los gobernantes entonces, pertenecen a sectas secretas, ocultas y ocultistas, sirven a éstas, su lealtad es a esas organizaciones secretas, por ello mienten cuando adulan al pueblo que dicen y fingen servir, solo están para asegurar sus negocios y poder.

 Comprender acá también que, cuando esas sectas determinan que los gobernantes, sea cual fueren sus funciones dentro la organización del estado, no les sirven ya mas, los hagan saltar como fusibles y los reemplacen por nuevas mascaritas.

Leer:

EL PARTIDO INTERNACIONAL (I):

EL PARTIDO INTERNACIONAL (II):

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Y SIN EMBARGO SE MUEVE”, y el dogma fundamentalista de los desaparecidos

EL MACRISMO SE CAE A PEDAZOS MUY RÁPIDO

VIAJE A LO MAS PROFUNDO DE LA CAUSA DE TODOS LOS MALES (No hay amor ni voluntad de amar, solo orgullo y deseo de ser adorado)