martes, 7 de enero de 2014

ADORAN LA IMAGEN-ESTATUA



ADORAN LA IMAGEN-ESTATUA

 Las almas que dicen amar a Dios, tener una religión, seguirlo, ocuparse de Él, preocuparse por Él, deberían hacer verdaderamente lo que dicen, fingen y hasta creen que están haciendo.

 Esto significa que son hipócritas en su generalidad, verdaderas embusteras que solo y siempre se preocupan por sí mismas, que se dedican a generar orgullo y a practicar la egolatría rindiéndole culto a su imagen-personalidad, queriendo ser vistas, adoradas, tomadas en cuenta, aceptadas, reconocidas, etc.

 Se consideran dueñas de Dios y de lo que tienen entre manos, le imponen-imprimen su voluntad, entonces, le imponen-imprimen el sello de satanás, el signo de la ausencia de Dios de la rebeldía, de la abominable desolación, la marca de la bestia.

 Ellas mismas deberían recibir El Espíritu de Dios, ellas mismas deberían transmitirlo, pero no lo reciben, y luego, no pueden inquieren transmitirlo, entonces, se apegan a lo que han tomado, aquello que le sustrajeron a Dios y se empeñan en hacer con eso y de eso lo que se les viene en ganas, ocurre, o peor, lo que en el abismo de su orgullo y egolatría, satanás les dice que deben hacer.

 Esas almas hipócritas dicen amar a Dios, pero solo se rinden culto a sí mismas,  luego, fingiendo que aman a Dios o lo sirven, engañan a otras almas llevándolas al abismo, a la perdición, postrándolas en tinieblas y exponiéndolas a todos los enemigos espirituales que aprovechan a devorarlas.

 Son lobos disfrazados de cordero, abismos de egolatría que solo se preocupan por sí, por cuidar su imagen, por captar adeptos-adictos, por tener fieles clientes o clientes fieles.

 Se empeñan en decir, hacer y aparentar lo que fuese necesario para lograr aceptación, para obtener reconocimiento y llegar a elevados índices de popularidad.

 Verdaderamente solo se encuentran preocupados e interesados por sí mismos, o peor, por su imagen, por ese ídolo al que adoran en el lugar de Dios y al que desean hacer adorar por otros, cumpliéndose de esta manera aquello del Apocalipsis, la adoración a la imagen de la bestia.

Leer:

LA MARCA DEL ANTICRISTO:

LA MARCA DEL ANTICRISTO, 2da Parte:

LA MARCA DE LA BESTIA Y SUS MISTERIOS:

El engaño del anticristo y su imagen:

No hay comentarios:

Publicar un comentario