lunes, 20 de enero de 2014

ADVERTENCIA DE REALIDAD



ADVERTENCIA DE REALIDAD

 El alma miserable, desamorada, que solo y siempre piensa en sí misma, lo único que desea hacer es eso, continuar pensando en sí misma, seguir negándose a Dios, continuar oponiéndose a Su Voluntad.

 En su orgullo y presunción se miente-engaña, dice ser perfecta, mientras que pierde tiempo acusando, criticando y denigrando a otros, obrando al final como el fariseo de la parábola que criticaba al publicano sin querer ver que la inmundicia no solo la tenía él, sino que era él mismo.

 El orgullo es repugnante en las almas, es repulsivo, odioso, veneno, algo que denigra y destruye, corrompe y estropea, pero las almas adoran su orgullo, no dejan de auto contemplarse, de alabarse y de sentirse satisfechas de lo que en realidad es veneno.

 Lo peor es que hay almas que se fingen humildes, que aparentan humildad, por ello andan con la cabeza gacha realizando acciones vistosas para construir su imagen de pobrecitas, desgraciadas o de grandes humildes.

 ¡Hipócritas!, el fuego del infierno que arde en sus entrañas desamoradas clamando adoración debería servirles de advertencia, el ardor infernal que padecen mientras suplican adoración, tendría que servirles de aviso, pero no, se mienten, se vuelven repugnantes.

 No dejan de rechazar a Dios, de ignorar la Verdad, de mentirse a sí, no dejan de cultivar la hipocresía infernal que las mantiene postrada en el abismo ya desde ahora, que las hace files cómplices de satanás.

 Las almas repugnan de orgullo, y encima, se fingen humildes, insultando a Dios por ello, perdiendo el tiempo en adorarse y en empeñarse en hacerse adorar.

 El veneno corre por sus venas desamoradas ardiendo, suplicando adoración, reclamando atención, exigiendo satisfacción, y encima, se dicen humildes, hacen lo que el mundo alaba, felicita, celebra, excitándose con la adoración que reciben.

 Que sepan esas almas hipócritas, embusteras e infernales que la humildad verdadera es odiada por el mundo, es condenada, aborrecida, cuestionada, simplemente porque el mundo no la comprende, en cambio, esa falsa humildad que esgrimen especialmente los líderes religiosos, el mundo la celebra y adora.

 El mundo no quiere ver que adora la imagen que le venden, no quiere ver mas allá, ni lo mas simple y evidente, solo quiere ver las vanidades, la humanidad se sienta frente al televisor y cree que es verdad lo que se el vende, colaborando de esta manera en el lavado de cerebros que le hacen satanás y sus demonios.

 No hay alma pura, santa, buena o inocente, todo se ha corrompido tano que es prácticamente imposible hallar almas puras. Esto no es excusa para no buscar la pureza, es advertencia de realidad, dosis de verdad.

 La verdadera humildad es obedecer a Dios, y obedeciéndolo, las almas realmente humildes, son odiadas por el mundo, porque el mundo odia la verdadera humildad, aborrece al obediencia a Dios y ofrece al servicio de satanás miles de inútiles alternativas que son una distracción.

Leer:

LOS MISTERIOS DEL SER PRESIDENCIAL, Descubriendo la esencia de la autoridad de estos tiempos: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2013/11/los-misterios-del-ser-presidencial.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario