COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (11 va parte)



COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (11 va parte)

 ‘Estoy solo, no quiero estar solo’, dice satanás en el fondo de su egoísta y obsesiva, angustiante y desesperante preocupación por él mismo.

 Esa es la razón por la que quiere sujetarse a la humanidad, para imponerle, exigirle, demandarle y obligarla como sea a que le preste atención y haga caso no dejándolo solo en el abismo.

 Con miedo, desesperado, dominado por el terror, se sujeta a la humanidad, frenético se aferra con garras y dientes para evitar verse confiando al abismo, para obtener no verse solo en tinieblas.

 Por ello es que obra para permanecer en el mundo, no quiere quedarse afuera, o quiere ocupar su lugar. Es un maldito perro desgraciado que suplica por no ser despreciado como se lo merece.

 La mejor forma de vencerlo no es peleando sin cesar contra él porque ahí también estaría obteniendo lo que quiere (que le prestemos atención), la mejor forma de vencerlo es ignorarlo, prestarle atención a Dios, esforzarse por buscar a Dios y por alcanzar una verdadera y real comunión espiritual con Él.

 El objetivo del adversario es que no confiemos en Dios, que no lo miremos ni le prestemos atención, que no busquemos la unión con Él, entonces, nuestra victoria esta en obrar al revés, consiste en buscar a Dios y en querer una real unión con Él.

 Si en este camino resulta que el adversario, satanás, el maldito cerdo infernal, se vuelve pesado, insidioso, molesto como mosca, sí hay que echarlo, exorcizarlo, expulsarlo, pisotearlo y humillarlo.

 En su desesperación histérica infernal por evitar estar solo esta arrastrando a millones de almas al abismo, ni ha considerado el cerdo que él se ha perjudicado porque quiso, por sus caprichos, que tiene lo que ha querido y lo que merece, no le interesa, solo mira lo que quiere y no le importa los estragos que provoca.

 Esto hace que llegue un punto en el que Dios dice, “¡Basta!”, y se le acabó el tiempo. Tal “¡Basta!” de Dios llega porque las almas se convierten, oran y se vuelven a Él.

 Si no son suficientes las oraciones o las conversiones, es necesario que las pocas almas que lo hacen, se esfuercen, por su bien y por el bien de las otras miserables indolentes que ni siquiera se preocupan por su bien.

 Si ni siquiera aprovechan esas almas indolentes el plazo de gracia que les es concedido, llega el Gran Castigo la abominable y definitiva desolación, Pasa El Señor Haciendo Justicia y las almas rebeldes quedarán irremediablemente postradas en tinieblas.

Leer:

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (1 ra parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (2 da parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (3 ra parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (4 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (5 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (6 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (7 ma parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (8 va parte), almas preservadas:



COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (11 va parte):

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Y SIN EMBARGO SE MUEVE”, y el dogma fundamentalista de los desaparecidos

EL MACRISMO SE CAE A PEDAZOS MUY RÁPIDO

VIAJE A LO MAS PROFUNDO DE LA CAUSA DE TODOS LOS MALES (No hay amor ni voluntad de amar, solo orgullo y deseo de ser adorado)