miércoles, 15 de enero de 2014

¿DÓNDE COMENZÓ LA REVELACIÓN DE DIOS?



¿DÓNDE COMENZÓ LA REVELACIÓN DE DIOS?

 La raíz de la hipocresía esta instalada en las almas, simplemente porque dicen, fingen, y hasta creen amar a Dios cuando en realidad no lo hacen y muy poca voluntad de llegar a hacerlo tienen en verdad.

 Decimos que amamos a Dios, pero la verdad es que matamos a su Hijo, rechazamos a Su Enviado, entonces, no amamos a Dios en verdad, es solo apariencias, fingimientos, es una real y abominable hipocresía.

 Rechazamos a Su Hijo llegándolo incluso a matar porque repudiamos su Revelación, no la queremos, nos oponemos a ella la impedimos, descartamos, etc.

 Jesús Es La Revelación de Dios, Es El Enviado de Dios, pero no lo recibimos, nos contentamos con hacer o no hacer, no queriendo entender que el simple cumplir nos coloca a la altura de quienes practicaban el antiguo testamento, ellos se sentían orgullosos de su cumplimiento mientras que rechazaban a Dios que los visitaba im Personam, (En persona).

 No somos diferentes, teneos al Señor delante, puede y quiere Revelarse, puede y quiere Venir o Volver a nosotros, pero nosotros no queremos recibirlo, todavía preferimos continuar admirándonos y haciéndonos admirar, elegimos defender el orgullo como lo hacían los practicantes del antiguo testamento.

 Matamos al Señor porque impedimos Su Revelación, porque nos oponemos a su Vuelta, porque anulamos así Su Paso, no queriendo ver-entender que es de esta manera que nos matamos o suicidamos espiritualmente porque nos estamos privando de la Vida de Dios en el alma.

 Si El Señor no es libre de Revelarse, no es libre de amarnos, le impedimos Que Venga-Vuelva a nosotros, le impedimos ser Dios, no lo estamos reconociendo ni aceptando como Dios, sino que, al contrario, estamos tratando de prevalecer sobre Él exigiéndole que nos obedezca en los delirios de grandeza donde nos desesperamos como el adversario por satisfacer el ego o conformar el orgullo.

 Considerar que la creación comenzó con el FIAT de Dios, “FIAT LUX”, o sea, “Que Se Haga La Luz”, ahí es donde Dios hizo su primer Don de Amor a la humanidad, ahí es donde comenzó la Revelación de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario