lunes, 13 de enero de 2014

DONES DE DIOS, ROBO DE RELIGIONES



DONES DE DIOS, ROBO DE RELIGIONES

 El sacrificio de Abrahán, lo debemos realizar todos si realmente queremos tener fe, si realmente deseamos llegar a amar a Dios en verdad y tenerlo a Él, porque es la única manera de llegar a amarlo por sobre nosotros mismos.

 Todos tenemos algo a lo que estamos apegados, que consideramos nuestro, incluso sabiendo que es Don de Dios, tal como sucedía con el hijo de Abrahán, él lo había recibido como Don Divino, sabía que por él mismo no lo podía tener.

 Ese Don de Dios, no es nuestro, continúa siendo de Dios, porque no es algo que nos otorgue en propiedad, sino que nos lo da en depósito, y el depósito nunca es propiedad, no transmite la propiedad sobre la cosa.

 Mas acertadamente podríamos decir que los Dones de Dios son en comodato, es decir, un préstamo de uso, luego debemos devolverlo, restituirlo, porque nos los hace Dios para que ganemos lo propio.

 Con eso que nos ha prestado Dios, debemos trabajar y no para hacernos amar, adorar, aceptar, ver, reconocer, sino para transmitirlo a Él, para que pueda Dios mismo continuar sus obras.

 Tampoco se trata de hacer adorar a Dios como si fuese la figura del gran hermano y nosotros el partido que lo hace adorar porque es inútil de moverse por sí.

 El problema es que en las religiones en general así es como se lo trata a Dios, se hace una imagen, caricatura, escultura, se la adora, y se la hace adorar, no permitiéndole a Él mismo revelarse.

 De esta manera es como Dios esta muerto en las religiones que solo se preocupan por mantener el poder, conservar el orden y continuar obteniendo generosos ingresos de sus fieles clientes.

 Pasados los dos mil años desde la Primera Venida del Señor, estamos en los mismos errores, defectos y perversiones, se le ha quitado la viña, se ha apagado la Revelación, se ha impedido la Presencia de Dios en el mundo.

 Que las autoridades y las personas del mundo se desinteresen de Dios, renieguen de Él y se opongan a Su Voluntad, es lamentable, pero no es nada nuevo, pero que ocurra lo mismo en las religiones es deplorable, condenable, repulsivo y nefasto.

 Las religiones han recibido de Dios la Fe, y es para colaborar con Él en la salvación de las almas, si no colaboran con Dios, roban la viña, les quitan la vida a las almas y exigen adoración que no les corresponde.

 Así es como no solo no han recibido los dones de Dios, sino que le han robado lo que no les correspondía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario