domingo, 19 de enero de 2014

DOS COSAS QUE PERSIGUE EL SIONISMO INTERNACIONAL



DOS COSAS QUE PERSIGUE EL SIONISMO INTERNACIONAL

 Los adoradores de satanás que han conquistado el mundo destruyéndolo, ahora dicen que lo van a construir o reconstruir, en esto han puesto en evidencia su ambición infernal y su desprecio por Dios, la creación y las personas mismas, solo miraron su inmunda y repulsiva ambición avariciosa y siempre creciente, monumentalmente insaciable.

 Los adoradores de satanás eran adoradores de Dios, y debían continuar siendo adoradores de Dios, pero, ante El Paso del Señor, ante la Revelación de Jesús, cuando pasó por primera vez por el mundo, eligieron las tinieblas.

 Ya había dicho el sumo sacerdote Simeón, “A Su Paso, caída o Resurrección”, dando a entender que, ante la Revelación del Señor, de Jesús, El Hijo de Dios, las almas caerían definitivamente en el abismo de su orgullo y egolatría por rechazarlo, o bien podrían ser Resucitadas por Dios, liberadas por El Señor.

 También dijo el sumo sacerdote anciano Simeón que por Él, por El Señor, saldrían a la luz los pensamientos-sentimientos íntimos de las personas, porque ante la Presencia del Señor, espontáneamente ocurre una confesión y cada alma pone de manifiesto en su proceder lo que es en realidad, o sea, se caen máscaras y caretas.

 Considerando lo expuesto, pensar que, el pueblo que fue el elegido, rechazó al Señor, lo persiguió y lo mató, pues si bien murió por los pecados de todos, alguien le puso las manos encima, solo no murió ni se suicidó.

 Ese pueblo que fue el elegido, manifestó de esta manera que prefería las tinieblas a la Luz, eligió la caída, manifestó su ser y hacer, sus pensamientos y sentimientos íntimos, así es como dijeron que no querían a Dios.

 Desde entonces prefieren a satanás, desde entonces se esfuerzan en el mundo para conseguir dos cosas: La primera es la conquista del mundo formando su reinado sobre todas las naciones, quedándose desesperadamente con todo lo que sea oro, dinero o similar que tanto los excita; y la segunda es la destrucción del cristianismo.

 En el rechazo del Mesías dado por Dios comenzó a gestarse el sionismo, cuyo libro de cabecera y ley, no es la torá, sino el talmud, y cuya práctica preferida es la kábala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario