miércoles, 15 de enero de 2014

EL ÁRBOL DE LA VIDA



EL ÁRBOL DE LA VIDA

 El árbol de la vida es espiritual, no fue, no es ni será algo material, y mucho menos tiene algo que ver con la genética.

 Los racistas odiosos, orgullosos y resentidos de siempre, los que entre sombras han dirigido los acontecimientos del mundo, determinando según sus planes satánicos los pasos para la conquista del mundo, quieren creer y hacer creer que son una raza superior.

 Ellos en sus delirios orgullosos satánicos dicen, creen y quieren hacer creer a otros que son una raza superior.

 Con ese comportamiento demuestran no solo su ambición, orgullo, maldad, sino que están poniendo en evidencia lo esencial de su ser nefasto y diabólico: padecen un horrible complejo de inferioridad, se auto-desprecian.

 La verdad es que, como su dios y padre, (satanás, aquel al que adoran en el lugar de Dios solo porque les da lo que en su ambición orgullosa quieren, el dominio sobre el mundo), conocen la verdad, saben lo que en esencia son, entonces, se auto-desprecian.

 El autodesprecio hunde, abate, postra al alma en el fondo del abismo, ahí se siente desolada, se ve inmunda y repulsiva, se odia a sí misma al conocerse tan miserable, abominable, repugnante y odiosamente repulsiva.

 De allá abajo, del infierno, del profundo y verdadero conocimiento de su ser abominable, se alzan orgullosos y resentidos, odiosos y perversos, deseando venganza, construyendo un orgullo.

 Ese orgullo es el cúmulo de mentiras que se dicen a sí, donde se esfuerzan por creer que son algo grande, adorable, casi divino, porque así es como se dan fuerza a sí mismos para exigir la aceptación que desean obtener.

 Como tienen miedo, se preocupan por sí, se convencen de ser superiores, porque de esta manera se dan una altura en la que se creen intocables, casi divinos, poniendo de manifiesto el terror que tienen a otros, a esos mismos que se esfuerzan por dominar, someter, por convencer de que son inferiores.

 Para completar el engaño, inventan linajes, se sirven de la ciencia, dicen ser descendientes de reyes, suponiendo que de esta manera les toca gobernar sobre las almas que siempre desearon dominar para conquistar el mundo.

 Que crean en su resentimiento, racismo, odio, caprichos, ambiciones, perversiones, etc., tales cosas, es su problema, el verdadero problema es que les creamos y los adoramos, que nos dejemos enredar en sus satánicas mentiras y convencer por sus embustes.

 El Verdadero Árbol de la Vida Es Espiritual y Es La Voluntad Divina, porque solo El Que Esta Unido a Dios por aceptar Su Divina Voluntad, recibe Su Esencia, Que Es Espíritu y no materia, y por ello pertenece a su linaje, es con Él, rey, porque reina en sí mismo, no es esclavo de su miedo-orgullo-amor propio como los que se mienten a sí y a otros fingiendo realezas en el mundo para huir de su miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario