jueves, 9 de enero de 2014

ES LA HORA DE LOS TRAIDORES



ES LA HORA DE LOS TRAIDORES

 Es la hora de los traidores debido a que en estos tiempos cada uno, dominado, controlado y sometido por su miedo, termina por elegirse miserablemente a sí mismo contra todo y todos.

 Es un tiempo en el que las almas se ahogan en sí mismas, y por ello, sienten-padecen miedo hasta la angustiante desesperación, descontrolándose, volviéndose odiosamente perversas, mas que violentas.

 Llegan a un estado histeria infernal resultando insoportables aun para sí mismas, y luego, buscan excusas para odiarse mutuamente, para poder vomitar el odio ardiente y venenoso que llevan dentro.

 Hierven en sí mismas totalmente descontroladas, arden en deseos de adoración  se consideran habilitadas para odiar, maltratar, perseguir y arruinar a quienes no las adoran, sirven, obedecen o se postran a sus intereses.

 Sometidas por la inmundicia y corrupción interior, las almas llegaron a ser totalmente descontroladas, entonces, no responden a la razón ni son dueñas ya de sí mismas, se encuentran desaforadas, se volvieron extralimitadas.

 Con cada tropiezo o limitación que encuentran, se enfurecen y descontrolan mas, creen tener una excusa para odiar, aborrecer y encapricharse aun mas, entonces, se vuelven odiosas resentidas que obran por despecho defendiendo su orgullo.

 No advierten las almas que la trampa es en contra de ellas mismas, no ven que al extralimitarse y obrar como odiosas cerdas resentidas queriendo venganza para su orgullo limitado, ellas mismas se consumen, arden y destruyen hundiéndose mas aun en tinieblas, entregándose aun mas a la corrupción y al adversario; ni siquiera consideran que pasarán toda una eternidad sin Dios y en compañía de satanás.

 Es la hora de los traidores porque las almas sometidas, dominadas y controladas por su mismo vacío y desolación, por esa ausencia de Dios que han generado, se eligen a sí sin límite ni razón, volviéndose totalmente obtusas, caprichosas, tercas y ciegas.

 Ahí se terminan todas las amistades, alianzas, etc., es ahí donde cada cual sigue adelante con su obsesión, locura, descontrol y es así como se acabó todo amor, todo recuerdo y presencia de Dios, porque Dios Es Amor y las almas no aman ni quieren hacerlo, solo se adoran a sí mismas convirtiéndose en fuentes de amor propio.

 No solo se traicionan unas a otras las almas eligiéndose a sí mismas, sino que se traicionan a sí mismas privándose de Dios, entregándose a la desolación, y al final, sometiéndose sin razón a las manipulaciones infernales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario