ES satanás EL QUE NO PERMITE LA VUELTA DEL SEÑOR



ES satanás EL QUE NO PERMITE LA VUELTA DEL SEÑOR

 Hay que prestar atención al Señor, considerar que el adversario, satanás, es astuto, manipulador, es padre, inventor y maestro de la mentira, por ello, si prescindimos de Dios, si apagamos la Revelación, acabamos por ser engañados y manipulados.

 Si no escuchamos al Señor, el adversario nos envuelve con sus mentiras, nos ahoga con miedo, nos inunda con orgullo y termina arrastrándonos a vicios para distraernos, debilitarnos y sujetarnos.

 Una vez que estamos atontados por vicios, debilitados por dedicarnos a nosotros y a satisfacer el orgullo llenándonos de amor propio, nos da la estocada final atacándonos a traición.

 Tal golpe consiste en azotarnos donde mas nos duele para provocar confusión, para derribarnos y hundirnos definitivamente en tinieblas, para hacerse dueño de nosotros.

 Nadie se libera del azote, castigo, de la maldad infernal, y mucho menos en estos tiempos donde satanás es liberado. Es liberado el adversario porque hemos atado al Señor, lo hemos vuelto a Crucificar.

 Crucificamos al Señor porque le impedimos Que Se Revele, porque no lo aceptamos como Dios, fingimos hacerlo, lo hacemos con pompa y ostentación de la boca hacia afuera, pero en realidad, no lo hacemos, carecemos de Fe real.

 Al apagar e impedir la Revelación, estamos crucificando al Señor, lo estamos matando, lo dejamos afuera de nuestra vida y del mundo, hacemos en el espíritu lo que hicieron en la carne cuando Vino por primera vez.

 Así es como actualizamos ese pecado, el deicidio, así es como atraemos las tinieblas al alma y al mundo, así es como terminamos por consumar el mismo pecado que los de la religión del antiguo testamento, no solo rechazamos al Salvador, sino que lo matamos.

 Viendo lo que sucedió al pueblo que debía recibir al Salvador, que decía esperar al Mesías, el mismo pueblo que lo crucificó, podemos comprender lo que seguirá a esta generación incrédula que ha rechazado al Señor.

 No solo se ha impedido la Revelación, sino que se la ha perseguido. No solo no se quiso recibir al Señor, sino que ni siquiera se lo espera.

 Hoy en día es inmunda la religión que solo habla del Señor, de amor, paz, cosas lindas, servicio al prójimo, etc., mientras deja de colaborar en la Segunda Venida del Señor.

 No hay que dejarse engañar y distraer por satanás, es satanás el que no quiere permitir de manera alguna la Segunda Venida del Señor, simplemente porque pierde, porque es derrotado.

 Ofrece la alternativa que parece buena y resulta seductora, dice lo que las almas quieren escuchar, pero es todo un engaño, una distracción, el medio por el que impide la Vuelta-Venida del Señor.

 Es fingida la humildad, es fingido el interés por el prójimo, su único interés es impedir la Segunda Venida del Señor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS CARNAVALES SON AQUELARRES (ESTO ES LO QUE VERDADERAMENTE SUCEDE)

¿QUÉ CELEBRAMOS HOY, DOMINGO 31 DE DICIEMBRE?, La Sagrada Familia de Nazaret. Contemplar dos espiritualidades diferentes

EL MITÓMANO FRANCISCO, UN SALVAVIDAS DE PLOMO