martes, 14 de enero de 2014

FIN DE LAS RELIGIONES, cuatro reflexiones



FIN DE LAS RELIGIONES,
cuatro reflexiones


FE SIN RELIGIÓN-RELIGIÓN SIN FE

CULTO SIN RELIGIÓN-RELIGIÓN SIN CULTO

ESPÍRITU SIN RELIGIÓN-RELIGIÓN SIN ESPÍRITU

DIOS SIN RELIGIÓN-RELIGIÓN SIN DIOS


FE SIN RELIGIÓN-RELIGIÓN SIN FE

 Es el tiempo para una Fe sin religión, porque hemos llegado a la hora triste en la que aquellas almas que desean conservar su Fe, tendrán que abandonar las religiones, dado que éstas han abandonado a Dios y reniegan de Su Voluntad consagrándose al mundo.

 Estamos ante religiones sin Fe, entonces, es la hora de la Fe sin religiones.

 Esto significa que es la hora de buscar a Dios, de discernir Su Voluntad y de esforzarse por obedecerlo.

 Las almas que no lo hagan, continuarán mintiéndose a sí como lo vienen haciendo al servicio de satanás para solo consagrarle a este y al espíritu de la muerte eterna su alma orgullosa, viciosa, corrupta y desamorada.

CULTO SIN RELIGIÓN-RELIGIÓN SIN CULTO

 Es la hora del culto sin religión, porque las religiones han abandonado el culto. Tenemos religiones sin culto, entonces, el culto tiene que ser sin religiones.

 Las religiones por mas que continúen con sus espectáculos religiosos e inventen nuevos mas abominables aun, no rinden culto a Dios sino a sí mismas, a su imagen o a sus líderes, entonces, su culto es satánico, inmundo, perverso, perdido y perdedor.

 Al no rendir a Dios el verdadero culto, se vuelven ocultistas, se convierten en satanistas y sus fingidos cultos son aquelarres infernales en donde los fieles incautos son consagrados-entregados a satanás y a la muerte eterna.

 El verdadero culto consiste en buscar la Voluntad de Dios y en Obedecerlo colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe en la propia vida y en el mundo.

ESPÍRITU SIN RELIGIÓN-RELIGIÓN SIN ESPÍRITU

 Estamos en la hora en la que ya no hay espíritu en las religiones, solo vacío y desolación, una abominable ausencia de Dios provocada por la rebeldía de las almas que las componen.

 Las religiones no han buscado el Espíritu de Dios, solo se han buscado a sí, han querido el triunfo en el mudo, han preferido la aceptación, el prestigio y el reconocimiento, ambicionaron poder en el mundo, y eso es lo que tienen.

 Deberían haber buscado poder, autoridad, prestigio y reconocimiento ante Dios, en el ámbito espiritual que les compete, pero no lo hicieron, no amaron a Dios, no quisieron, entonces, sufren-padecen la ausencia de Dios que han querido, elegido, provocado, querido, generado.

 Solo obedeciendo la Voluntad de Dios, buscándola, discerniéndola, queriéndola y colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe, reciben las almas y las organizaciones El Espíritu de Dios, simplemente porque la Voluntad de Dios Es El mismo Espíritu de Dios.

 El alma que es rebelde, desobediente a la Voluntad Divina, por mas que diga amar a Dios, por mas que lo crea y haga creer, no tiene el Espíritu de Dios, sino el espíritu de la rebeldía que es el espíritu de satanás, el primer rebelde, entonces, se convierte en heredera suya, recibiendo la perdición que quiere y merece.

 Es la hora del Espíritu sin religión, porque las religiones han elegido ser por sí mismas y sin Espíritu de Dios, sino con un espíritu inmundo propio que solo puede dar lugar a satanás.

 Las almas se desesperan aduciendo que dijo El Señor que las puertas del infierno no prevalecerían contra las iglesias, religiones, etc., pero lo dijo El Señor entendiendo que éstas mismas no querría, porque cuando no queremos que prevalezcan las fuerzas satánicas, no lo hacen, y en las religiones se quiere todo lo contrario, las almas buscan a satanás, lo eligen y quieren.

 Esto ocurre cuando solo piensan en sí, en su imagen, cuando cultivan el orgullo y siguen por un camino de rebeldía sin discernir diariamente la Voluntad de Dios, sin recibir El Pan Diario Que Es La Revelación, El Hijo de Dios Enviado como Salvador, Libertador, Maestro, Guía, etc.

DIOS SIN RELIGIÓN-RELIGIÓN SIN DIOS

 Como las religiones han elegido, querido, preferido no obedecer a Dios, no recibirlo ni tenerlo, Dios ha tenido que aceptar que haya religiones sin Dios, se los ha advertido, quiso evitarlo y prevenirlo, pero las almas que las componen no quisieron, al contrario, se pusieron de acuerdo para prescindir de Dios en vez de para buscarlo y obedecerlo.

 Como las religiones eligieron no tener a Dios, Dios tuvo que permitir pese a los reiterados intentos por salvarlas, que sean sin Él, que pasen por el mundo dedicadas a éste, consagradas a sus reglas, máximas, gustos, ideas, etc.

 Que Dios haya aceptado que las religiones no lo quieran tener y que en su lugar tengan a satanás, el primer desolador, no significa que pueda no haber para las almas que desean ser verdaderamente fieles Dios sin religión.

 Las religiones quieren creer que tienen a Dios y que disponen de Él, pero si no disciernen Su Voluntad y no lo obedecen, no lo tienen ni lo tendrán, y ya que estamos, que relean el antiguo testamento, aquel que dice lo que le pasa a los falsos profetas, donde moisés dice lo que le ocurre al que habla de parte de Dios sin ser enviado por Él.

 Dios tranquilamente puede Revelarse a las almas que lo buscan, quieren, desean, y no solo puede hacerlo, sino que lo hace, y lo hace en prescindencia de las religiones que han prescindido de Él previamente.

 Las religiones dicen que Dios no puede revelarse, pero que satanás sí, entonces, se esfuerzan en ver que en toda manifestación de Dios, esta satanás, cuando en realidad, tienen a satanás adentro, se le han entregado, consagrado y permanecen a su servicio.

 Las religiones lavan el cerebro a sus incautos fieles diciéndoles que dentro de ellas hay salvación y afuera perdición, en eso están obrando de la misma manera que las sectas, poniendo de manifiesto lo que han llegado a ser.

 Las religiones quieren creer y hacer creer que Dios solo esta en ellas, pero son unas cerdas desesperadas por ser adoradas, por lograr aceptación y reconocimiento, porque se preocupan por continuar con sus humanos y terrenos negocios, con su desesperada ambición de poder, dinero, fama, reconocimiento, etc.

 Pudieron las religiones liberarse de tales inmundicias, pero no quisieron, entonces, Dios las descarta como ellas mismas lo descartaron previamente, como rechazaron la Salvación y como despreciaron El Espíritu, tres oposiciones a Dios, tres rechazos a las tres Revelaciones de su Amor, o sea, triple confirmación de que desean a satanás en el lugar de Dios.


FIN DE LAS RELIGIONES:


No hay comentarios:

Publicar un comentario