martes, 14 de enero de 2014

LA VIDA DE DIOS EN ALMAS Y NACIONES



LA VIDA DE DIOS EN ALMAS Y NACIONES

 Las almas se han vuelto desamoradas, simplemente porque no quieren amar a Dios, lo que provoca que se hundan-desmoronen en sí, dedicando el amor que deberían dar a Dios al abismo de su orgullo, convirtiéndose de esta manera en ególatras.

 Solo el verdadero amor a Dios logra que las almas salgan de sí, crezcan erguidas, derechas, pero si falta tal amor, falta la columna vertebral de la vida espiritual, de manera que se tuercen, desvían, hasta se invierten enterrándose en sí mismas.

 El verdadero amor a Dios es la Fuente de la Fortaleza, porque es donde se genera un espíritu de entrega, de verdadero hijo de Dios, el que es bendecido por Dios mismo que lo acepta, recibe y corona con el Don de Su Amor.

 Si no hay un verdadero amor a Dios, no hay fortaleza en el alma, solo debilidad, miedo, egoísmo, preocupación por sí, es decir, el alma cosecha las miserias propias de su desamor.

 Lo mismo sucede con las naciones, cuando no aman a Dios, se privan de Su Divina Presencia enterrándose en el olvido y la negación de Dios, produciendo tinieblas, ahogándose en vicios, corrupciones, perversiones, depravaciones, etc.

 Dios quiere darse tanto a las almas como a las naciones, pero si no hay interés en recibirlo, tanto las almas como las naciones quedan sin Dios, privadas de Él, sin su Espíritu, experimentando la ausencia, la gran desolación, en vez de tener la Consolación Divina de Su Espíritu, de su Divina Presencia.

 El verdadero amor a Dios consiste en renunciar a la propia voluntad buscando la Voluntad de Dios y colaborando en Que Se haga-Reine-Triunfe, si falta tal amor, las almas yacen en la desolación, padecen el vacío, se entierran en tinieblas.

 Solo el verdadero amor a Dios abre las puertas a la Presencia de Dios, y la Presencia de Dios Su Vida, y la Vida de Dios en el alma y en las naciones, la Vida para las almas y naciones.

 Si Dios no puede Vivir-Permanecer-Reinar en el alma y en las naciones, éstas no tienen vida, solo se mueven, reptan, se arrastran sobre la faz de la tierra conociendo el infierno de la ausencia de Dios, padeciendo la abominable desolación que han provocado.

Leer:

APOSTASÍA, IMAGEN, ANTICRISTO, DESOLADOR Y LOS DOS TESTIGOS: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2013/12/1700-apostasia-imagen-anticristo.html

El-anticristo:


LA GRAN TRIBULACIÓN:

EL RAPTO:

No hay comentarios:

Publicar un comentario