lunes, 6 de enero de 2014

LE GUSTE A QUIÉN LE GUSTE Y LE MOLESTE A QUIÉN LE MOLESTE



LE GUSTE A QUIÉN LE GUSTE Y LE MOLESTE A QUIÉN LE MOLESTE

 Las almas miserables, egoístas, desamoradas, que han elegido no amar a Dios y continuar sirviendo a su orgullo, van a continuar generando amor propio y provocándose la autodestrucción eterna inevitable.

 Se han enviciado de tal manera que han perdido la razón, ya carecen de capacidad de pensamiento, han perdido el sentido son fanáticas delirantes de orgullo sumamente peligrosas incluso para sí mismas.

 Esto se agrava si se trata de almas que tienen algún tipo de poder sobre otras porque ejercen tal poder en forma tirana, despótica, perversa y abominable exigiendo adoración, imponiendo sumisión y persiguiendo a sus opositores.

 Mas aun se agrava si se trata de almas que dicen y fingen amar a Dios, seguirlo y obedecerlo, incluso cuando se desesperan por demostrar ante el mundo que se excitan por adorar al prójimo.

 Las almas se han cegado de orgullo y continúan drogándose con soberbia, por ello es que no ven no entienden, no comprenden, y encima, ni siquiera quieren hacerlo, pues satánicamente convencidas se hallan de que sí ven, sí entienden y sí comprenden, condenándose a merecer y querer de esta manera infeliz las mismas tinieblas que padecen.

 Se han privado de razón, se han vuelto delirantes, se han enviciado de tal manera que ya han perdido la noción de la realidad, entonces, se dicen mentiras y se las creen, enajenándose aun mas, convenciéndose como alcohólicas o drogadictas de las mentiras que desean creer para evadirse en sus fantasías infernales donde terminan atrapadas.

 Las almas se han convertido en ciegas fanáticas descontroladas que se esfuerzan por creer que son diosas, reinas, algo grande, deslumbrante, superior, etc., se dicen mentiras y se las creen.

 La verdad es simple, la Verdad no va a dejar de ser Verdad solo porque un puñado de idiotas infelices arrogantes quieran cambiarla de la noche a la mañana, Dios Es Dios y va a Seguir Siendo Dios, va a continuar Siendo Dios, le guste a quien le guste, y le moleste a quien le moleste.

 Así es que, esas almas delirantes de orgullo y drogadas con soberbia, almas perdidas, pre-condenadas, ya asentadas en las tinieblas a las que se han consagrado, por mas que se crean diosas, grandes, importantes, van a ver en las consecuencias de sus actos que son como las demás y que padecen las inclemencias del tiempo como cualquier animalito de Dios en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario