LÍDERES CARISMÁTICOS, INSTRUMENTOS satánicos



LÍDERES CARISMÁTICOS, INSTRUMENTOS satánicos

 En estos tiempos abundan los líderes carismáticos que venden una imagen para obtener seguidores, fieles aduladores.

 Esto se debe a que se adoran a sí mismos, practican la egolatría narcisista infernal, adoran la imagen que se construyen, se obsesionan con su ‘yo’ y no cesan de satisfacer su ego.

 Lo peor, lo verdaderamente repugnante y perverso es que se convencen de su grandeza, superioridad, perfección, etc., o sea, se creen las mentiras que se dicen para alimentar su ego y conformar su orgullo.

 Estando plenamente convencidos de su grandeza, perfección, de ser semi-dioses, buscan la adoración de otros, quieren fieles seguidores, aduladores que alimenten su siempre creciente e insaciable ego.

 Viven un estado de frenesí, de excitación consigo mismos, llegan a convertirse en frenéticos compulsivos delirantes de soberbia que creen cualquier cosa que se imaginan, por ello, son fácilmente manipulables para satanás, el primero de los ególatras delirantes.

 Instrumentalizados por satanás, se convierten en el castigo y la peste de los pueblos, llegan a ser la expresión de la abominación de la desolación, la causa de los males que padece la humanidad.

 Si bien hay responsabilidad en los pueblos mismos que se apartan de Dios, que se dedican al mundo, a los vicios y ambiciones, la causa principal esta en sus líderes perversos satanistas que propician tales cosas.

 Quienes adoran a satanás propagan vicios y perversiones corrompiendo las costumbres de los pueblos, idiotizando a las almas, sometiéndolas a pasiones animales, atrofiándolas, provocando su postración en el lodo del mundo corrupto y sin Dios.

 Las almas no crecen, no maduran, no evolucionan, al contrario, se hunden-encierran en sí mismas, se adoran a sí volviéndose ególatras desamoradas llenas de orgullo, presunción, y rebosantes de amor propio.

 Si hubiese lideres santos, podrían guiar al pueblo por caminos santos, pero como son siniestros, perversos y satánicos, arrastran al pueblo a su misma maldita condición.

 La obra de satanás y de su linaje, la masonería, es someter a los pueblos del mundo por medio de esa clase devenida en realeza del dinero, la fama y el poder.

 La intención de esos adoradores de satanás es someter a los pueblos, reducir a los habitantes del mundo a un estado animal: Esto consiste en que solo se dediquen a sobrevivir, que teman por su vida, que no piensen ni observen, que se empeñen en satisfacer sus necesidades humanas y nada mas.

 Por ello es que lavan el cerebro, evitan la educación, no permiten el progreso económico sino que instauran una crisis constante, fomentan la delincuencia, promueven la inseguridad, logrando de esta manera que las personas no piensen mas que miedosamente en sí mismas y en sobrevivir mientras generan odio, resentimiento, deseo de venganza ante las frustraciones y la injusticia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Y SIN EMBARGO SE MUEVE”, y el dogma fundamentalista de los desaparecidos

EL MACRISMO SE CAE A PEDAZOS MUY RÁPIDO

VIAJE A LO MAS PROFUNDO DE LA CAUSA DE TODOS LOS MALES (No hay amor ni voluntad de amar, solo orgullo y deseo de ser adorado)