miércoles, 8 de enero de 2014

MANIOBRAS DE satanás PARA SOMETER A LAS ALMAS



MANIOBRAS DE satanás PARA SOMETER A LAS ALMAS

 Busca el adversario colmar la paciencia de las almas, quiere extenuarlas, cansarlas, agotarlas, por ello las azota, castiga, persigue, les provoca dificultades, etc., quiere llegar hasta el punto en el que digamos “Basta por favor, no puedo mas”.

 No debemos preocuparnos, angustiarnos, porque lo que persigue, busca, desea, quiere provocar es una crisis nerviosa, un colapso, desbordarnos.

 Si llega a conseguirlo, no importa, es lógico, entendible, razonable, todos teneos límites y con los maltratos se esfuerza en hallar todo límite y romperlo, demostrando de esta manera que es un maldito caprichoso insoportable.

 Lo que debemos hacer en medio de las dificultades, tormentos y persecuciones, en medio de la tribulación, en medio de la tormenta infernal que nos azota, es perseverar en la fe, no apartarnos de Dios.

 A veces hace escándalo para confundir, y en medio de los dolores, de la confusión y el desconcierto, lo que hace es manipular, dominar, desviar, apartarnos de Dios hasta haciéndonos creer que obramos por Él o por el bien nuestro o el de otros cuando en realidad terminamos haciendo lo que ese cerdo maldito manipulador astuto y embustero quiere.

 Lo importante en medio de las tormentas, tribulaciones, problemas, etc., es no desconfiar de Dios, porque por tales medios pretende imponer el adversario su maldita y caprichosa voluntad, quiere hacer que desconfiemos del amor de Dios.

 Otra cosa que debemos evitar es ese común tratar de manipular a Dios el querer imponerle la voluntad propia, el constante buscar someterlo a nuestra voluntad según nuestros miedos, intereses, ambiciones, preocupaciones, etc.

 Es la hora de vencer el miedo, por ello es la hora de alzar la cabeza, de perseverar y esforzarse en la fe, porque para frenarnos, el adversario levanta en derredor nuestro todo aquello que sabe que puede provocarnos miedo, preocupación, etc.

 Hace girar-danzar en derredor todos los fantasmas-espectros, recuerdos que puedan provocar miedos, incluso recrea situaciones pasadas en las que hemos padecido, o también sugiere que alguna situación actual es o puede llegar a ser similar.

 Lo que hay que hacer es no desconfiar de Dios, no dejar de creer en Su Amor, pero también y especialmente, hay que dar un paso mas.

 Tal paso consiste en buscar aquello en lo que somos rebeldes a la Voluntad Divina, donde estamos separados y opuestos a Él, porque ahí es donde satanás quiere golpear para terminar de provocar una ruptura, para agrandar o agravar esa fisura.

 Acá es done no debemos creernos perfectos ni tampoco inocentes o exentos de rebeldías, porque aun inconsciente e involuntariamente somos rebeldes, porque lo que nos da miedo o asusta, lo que nos cuesta, por mas que no queramos, genera resistencia u oposición aunque digamos formalmente que no nos resistimos u oponemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario