lunes, 20 de enero de 2014

MIEDOSA-CAPRICHOSA-HISTÉRICA-LUNÁTICA



MIEDOSA-CAPRICHOSA-HISTÉRICA-LUNÁTICA

 El alma siente angustia, tristeza, vacío y desolación, padece y hundiéndose en sí misma debilitada, se angustia y entristece mas, porque se odia, auto-desprecia al verse padeciendo y miserable, reducida a un estado lamentable.

 Por mas que se queje, angustia, lamente y hasta se odie, la verdad es muy diferente a lo que quiere creer y hacer creer. Quiere creer y hacer creer que padece por culpa o responsabilidad de otros, y se convence de que es así acusándolos.

 Acusa a otros porque no la obedecen, ella en sí misma determina lo que deben obrar por y para ella, y no obteniendo que le hagan caso, se enfurece, descontrola, salta su demonio, surge su ser real bestial y comienzan las acusaciones, las excomuniones.

 El problema es que permanece encerrada y hundida en ella misma, se halla perdida en su propio abismo, entonces, solo consciente de sí, determina lo que deben obrar otros por ella, siendo realmente indiferente a Dios y a todos.

 Así es como la tirana se vuelve delirante, luego se expresa en caprichos y al final, no siendo satisfecha, odia.

 En el colmo del orgullo y amor propio, ni se le ocurre admitir su error, ver que es una egoísta perversa desamorada a la que no le importa nada de nada, en sus delirios dice y cree ser perfecta, y si advierte que odia, se excusa diciendo que esta bien, es debido, que otros lo provocan y/o merecen.

 Realmente es una enajenada, una alienada, permanece ajena de la realidad, se encuentra encerrada en su orgullo, perdida en su delirio, enterrada en su fantasía queriendo ver lo que caprichosamente se le antoja que es verdad, o sea, contemplando la mentira.

 De tanto mentirse, de tanto esfuerzo por engañarse, termina perdiendo la noción de la realidad, llega a creerse sus mentiras simplemente porque quiere creerlas, el mismo miedo la domina y la mueve para que se evada de la realidad enterrándose en la falsedad que inventa y que supone que controla, pero esa fantasía delirante es la que la esta controlando.

 Esta dominada, controlada y sometida por su misma fantasía-capricho-alineación, por lo que ha construido, creado, engendrado, alumbrado, en otras palabras, la propia mentira, le miente y ella le cree, entonces, es una lunática, y todo es obra de su inmadurez, de cultivar caprichos, de querer prevalecer dominar, reinar, imperar, imponerse.

 Eso demuestra que en el fondo es obra del miedo, porque la persona que quiere prevalecer, controlar, dominar, lo hace por miedo, lo hace instintivamente queriéndose defender, prevenir, proteger.

Leer:

LOS MISTERIOS DEL SER PRESIDENCIAL, Descubriendo la esencia de la autoridad de estos tiempos: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2013/11/los-misterios-del-ser-presidencial.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario