viernes, 17 de enero de 2014

SE PIERDEN Y ARRASTRAN A MUCHOS



SE PIERDEN Y ARRASTRAN A MUCHOS

 Las almas que no respondieron a su vocación, que no le prestaron atención al Seor, y por lo tanto no lo obedecieron, se enteraron  así mismas en tinieblas, se sometieron al adversario y expusieron a la muerte eterna.

 No obedeciendo a Dios, perdieron el rumbo y se extraviaron en tinieblas, se condenaron a una abominable desolación en la que no pueden conocer-padecer otra cosa mas que vacío, desolación, ausencia de Dios, muerte eterna.

 Esas almas se hicieron responsables de su perdición, o sea, culpables de encontrarse perdidas en las tinieblas, no solo ahora, sino para siempre también. Esto se debe a que creyeron que podrían salarse solas prescindiendo del Señor, rechazando al Salvador dado por Dios.

 Se convirtieron en su propio anticristo.

 Después, viéndose vacías, desoladas, sufriendo las miserias de su mezquindad para con Dios, se hicieron adorar por otras almas, buscaron la manera de verse llenas, de liberarse del vacío abismal existencial que construyeron.

 Ahí fingieron servir a otras almas, fingieron ser salvadoras, obrando solo por amor propio, para satisfacer el ego y conformar el orgullo, entonces, generaron mas egoísmo, ambición, avaricia, degeneración, corrupción y muerte.

 Sufriendo la abominable desolación, o sea, la ausencia de Dios que han generado o provocado al rengar de Su Voluntad, al prescindir de Él, sienten vergüenza, miedo y culpa, quieren ocultar y disimular las consecuencias de sus abominaciones, se excusan, se esconden, se niegan y ocultan, de manera que solo preparan una ruina mas grande.

 Esto se debe a que continúan insistiendo en su grandeza, perfección, inocencia, etc., mientras continúan esforzándose por corromperse, degenerarse, por apartarse de Dios y renegar de Él.

 Viendo que son odiadas, rechazadas, condenadas, despreciadas, mas insisten con sus delirios, con el cultivo de su imagen, suponiendo que de esta manera serán adoradas, pero ya es inevitable, se ha encendidota llama del odio, se ha vuelto evidente lo que quisieron ocultar.

 Lo que hacen es lo mismo de siempre, preocuparse egoísta y miserablemente por sí mismas, dedicarse asquerosamente a su imagen esperando ser adoradas por aunque sea un puñado.

 No ven ni quiere entender que es así como se corrompen aun mas y que es así que arrastran a muchos a la perdición en medio de las tinieblas reinantes-imperantes-dominantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario