jueves, 2 de enero de 2014

SIGNO DE QUE SE ADORA AL HOMBRE EN EL LUGAR DE DIOS



SIGNO DE QUE SE ADORA AL HOMBRE EN EL LUGAR DE DIOS

 Sobre el adversario, satanás, debemos considerar que es un inmundo cedo depravado preocupado por él mismo hasta el hartazgo donde se vuelve insoportable hasta para él.

 Esta mas que desesperado por obtener ser adorado, tomado en cuenta, no despreciado, por ello hace, dice e intenta cualquier cosa para saciarse, conformarse, obtener lo que desea, quiere, ambiciona, esa adoración que lo hace arder infernalmente.

 Es un maldito cerdo caprichoso que no va a desistir de sus ambiciones perversas e inmundas, injustas y delirantes, ya se perdió e irremediablemente por toda la eternidad continuará siendo así.

 Mejorar no va a mejorar, retirarse o rendirse, retroceder o desistir tampoco, solo le queda depravarse aun mas.

 Encontrándose ya perdido y condenado en el infierno, ¿Puede corromperse y descomponerse mas?, sí, se le añaden tormentos adicionales conforme las desgracias que provoca en tierra a las almas.

 Las almas hallándose en el tiempo, es decir, de paso por el mundo, tienen la opción de espiritualizarse o de corromperse, y el mejor camino para corromperse-descomponerse, es materializarse, es decir, convertirse al mundo.

 Hay almas y religiones que dicen ser espirituales, autenticas, etc., pero la verdad es que se han consagrado y entregado al mundo, se han enterrado y perdido en éste.

 Se dedican a asuntos terrenos, mundanos, se han olvidado de Dios y han negado la verdadera y simple espiritualidad que comienza por prestarle atención a Dios, buscar la Revelación del Señor y seguirlo-obedecerlo.

 Construyen humanamente, en forma totalmente terrena y mundana, hablan de fe, pero la anulan al no buscar la Revelación de Dios, y en consecuencia, al no obedecer a Dios.

 El amor a Dios es el primer mandamiento, mientras que el amor al prójimo es el segundo, si se dan vuelta las cosas y se pone el segundo por sobre el primero, es sino de que la humanidad se halla de cabeza, que se adora al hombre en el lugar de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario