viernes, 17 de enero de 2014

UN CERDO PERVERSO, LE CEDE EL LUGAR A OTRO PEOR



UN CERDO PERVERSO, LE CEDE EL LUGAR A OTRO PEOR

 Las almas en el mundo buscan desesperadas puestos de poder, de autoridad, y para alcanzarlos, se convierten en bestias, llegan a ser peores que demonios, se corrompen vendiendo su vida en el mundo y para toda la eternidad a satanás.

 Son unas viciosas corruptas desamoradas totalmente viciosas que convierten su vida en un maldito infierno y que llevan al mundo a un estado de degradación y corrupción tal que el infierno mismo parece un paraíso.

 Son almas abominables, repugnantes, totalmente deplorables, absolutamente condenables, son el descarte mismo e la creación, y con la misma soberbia de satanás se pasean por el mundo diciendo que merecen adoración, hasta se creen mejores o superiores.

 Esas almas recalcitrantes están condenadas ya desde ahora, y solo están en el mundo para que el resto de las almas tenga oportunidad de ver claramente buenos templos de muy malos ejemplos.

 Son almas exageradamente malas, perversas, corruptas, deformes, abominables, y el problema no son ellas mismas, sino que el nivel general de las almas no es mucho mejor, al contrario, hasta tiende a volverse peor.

 Se cumple incesantemente todo lo que esta escrito, por ello es que debemos dejar de darle la razón a esa parte que dice que tenemos los pastores que merecemos, debemos hacer un esfuerzo por llegar a algo mejor, mas bien, por merecer otra cosa.

 No sirve de nada quejarse de las autoridades del mundo y de las religiones viendo que son abominables, corruptas y deplorables, lo que sirve es ver que no somos muy diferentes y que es hora de empezar a corregirse.

 Es hora de comenzar a buscar al Señor, es el momento de dejar de prescindir de Él, porque aun diciendo que tenemos buena intención y que nos esforzamos o que no somos tan perversos como las autoridades, en esencia no somos muy diferentes.

 Considerar que El Señor mira los corazones, y no somos diferentes porque como esas almas que vemos groseramente perversas, viciosas, deformes, abominables, corruptas, etc., en esencia somos rebeldes, no buscamos la Voluntad de Dios, y por ello, por mas que hablemos de Él todo el tiempo, no lo obedecemos.

 Recordar también que esta escrito que al cambiar un tirano, lo reemplaza por otro peor, y en eso nos encontramos, un cerdo perverso le deja el paso a otro mas abominable, mas infernal, mas demoníaco, y esto es porque no hacemos un esfuerzo por volver a Dios, por merecer algo mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario