domingo, 16 de febrero de 2014

ELLAS MISMAS NO HAN QUERIDO SALIR DEL ABISMO



ELLAS MISMAS NO HAN QUERIDO SALIR DEL ABISMO

 Queremos creer que por nosotros podemos, por ello es que hacemos mucho y nos esforzamos por hacer mas, no queremos desengañarnos de esto, entonces, terminamos enterados en tinieblas, sumergidos en el abismo, olvidados de Dios.

 Estamos muy ajenos a las realidades espirituales, por ello nos desesperamos por obrar siempre en el mundo, por y para este, no considerando que las realidades materiales dependen de las espirituales.

 Nos esforzamos por modificar lo externo y material no considerando que nos olvidamos de lo eterno y espiritual, impidiéndole a Dios estar en nosotros y en el mundo.

 Debemos aprender a buscar a Dios primero, a escucharlo y a dejarnos guiar por Él, solo así nos veremos llenos de Su Vida-Presencia, y así es como venceremos el miedo, que es el signo del vacío de su ausencia.

 Dios permite el accionar del adversario porque lo merecemos, porque no queremos salir del abismo y porque andamos en compañía de este, buscando con esta permisión que comprendamos el daño y el perjuicio que nos estamos provocando.

 Dios no ha provocado la presencia de satanás, nosotros hemos provocado la ausencia de Dios, y consecuentemente que satanás sea liberado, ahora, tenemos la responsabilidad de hacerlo volver a su lugar, de derrotarlo, vencerlo, humillarlo.

 Si no nos esforzamos por volver a Dios, por confiar en Él mas que en nosotros y en otros, no vamos a ser libres, no vamos a derrotar a satanás. Derrotamos al adversario cuando confiamos en Dios, y nos derrota el adversario cuando confiamos en nosotros.

 Quienes confían en sí mismos se sienten orgullosos, están satisfechos de sí, o sea están engañados y perdidos en su abismo, sumergidos en su nada delirante esforzándose por mentirse.

 Considerar que, si hemos creído en El Señor y confiado en su Amor, ya hemos vencido, ahora nos falta creer que así ha sido y comenzar a vivir en consecuencia, somos libres, El Señor nos ha liberado, satanás ya esta derrotado y sabe que lo sabemos, por ello, que empiece a temblar porque no le tenemos miedo, ahora sabemos que Él nos tiene miedo a nosotros.

 Almas asustadizas vagan sobre la faz de la tierra y se debe a que se han debilitado, ellas mismas se han sumergido en el abismo y no quieren hacer ni el mas mínimo esfuerzo por salir, por ello, ahí están, permanecen y se pudrirán eternamente, no pudiendo culpar o responsabilizar a otros, ellas mismas no han querido salir del abismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOBRE LA SELECCIÓN Y LA POLÍTICA

SOBRE LA SELECCIÓN Y LA POLÍTICA Hemos visto repetidas veces que estrellas que brillan aisladas no funcionaron como equipo, cont...