jueves, 13 de febrero de 2014

ESA PALABRA SALIDA DE SU BOCA



ESA PALABRA SALIDA DE SU BOCA

 Dificultades, problemas, padecimientos, todos atravesamos a diario, especialmente en estos tiempos de tinieblas, y tales cosas son útiles, o las podemos aprovechar, porque es irremediable que sucedan, pero no es irremediable lo que a partir de esos hechos suceda.

 Esto significa que, podemos quedar postrados definitivamente en tinieblas dominados, sometidos y esclavizados por espíritus inmundos, o podemos ser libreados, limpiados, purificados.

 El golpe sirve para que salga a luz lo que somos, lo que realmente hay en el fondo de nuestro ser. Ahí, en el tropiezo o dificultad, conocemos el abismo que en el que nos hemos convertido, vemos la bestia que hemos llegado a ser.

 Ahí es donde muchas almas se dejan perpetuar en un estado lamentable que tiene a agravarse. Son pocas las almas que en ese momento hacen un esfuerzo por ver a Dios en medio de las tinieblas.

 La mayoría de las almas se deja convencer por lo que superficialmente aprecia y acaba por insultar, maldecir y culpar o responsabilizar a Dios de lo que padece.

 La trampa del adversario, satanás, es esa, que las almas culpen o responsabilicen a Dios de sus desgracias, de aquellas realidades que han provocado y que están cosechando.

 Lo que nos golpea, azota, castiga, es lo que hemos sembrado, no es otra cosa mas que lo que merecemos, si deseamos algo diferente, debemos movernos, tenemos que realizar un esfuerzo por volver a Dios y salir del abismo.

 Quiere convencernos el adversario, satanás, de que estamos en tinieblas, padeciendo y sufriendo por culpa de Dios, es una gran y abominable mentira, estamos en tinieblas porque satanás hizo caer a la humanidad, y porque nosotros nos hemos dejado caer.

 Es hora de comenzar a abofetear a satanás como se lo merece, es el momento de escupirle en la cara rechazándolo y desdiciéndolo en sus mentiras, buscándola Verdad, la Revelación de Dios y gritándola a los aires para que todos la conozcan.

 Es la hora de constituirnos en intermediarios o intercesores de Dios, verdaderos mediadores de estos tiempos de tinieblas que buscan a Dios en medio de las dificultades y que dan testimonio de la Verdad, de que Él Es Dios y que a Él hay que adorar, servir, obedecer, seguir, pertenecer.

 Los santos intercesores son aquellos que buscan a Dios, que renuncian a la voluntad propia y discerniendo Su Voluntad, lo obedecen ayudando también a otros a encaminarse y a salir de las tinieblas, a vencer los engaños de satanás, inventor y maestro de la mentira.

 Puede golpearnos el adversario, satanás, en la medida que lo merecemos, o sea, en forma proporcional al orgullo-amor propio, pero es nuestra obligación golpearlo en su orgullo-amor propio, o sea, rechazarlo buscando a Dios, colaborando en Su Revelación, amando la Verdad, esa Palabra salida de su boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DE LA DERROTA A LA VICTORIA, HEMOS OLVIDADO EL COMBATE ESPIRITUAL ES LA HORA DE DIOS

DE LA DERROTA A LA VICTORIA, HEMOS OLVIDADO EL COMBATE ESPIRITUAL ES LA HORA DE DIOS Mucho pelear contra otros, contra i...