domingo, 23 de febrero de 2014

Los linajes de Dios y del adversario (VI)



Los linajes de Dios y del adversario (VI)

Los linajes de Dios y del adversario:

Los linajes de Dios y del adversario (II):

Los linajes de Dios y del adversario (III):

Los linajes de Dios y del adversario (IV):

Los linajes de Dios y del adversario (V):

Los linajes de Dios y del adversario (VI):

Capítulo I
VUELVEN INÚTIL EL PASO LIBERTADOR DEL SEÑOR

 Tiene miedo el adversario, es lógico, se ha hundido y perdido en él mismo y no ve ni percibe ni conoce otra cosa mas que tinieblas, vacío y desolación.

 Hundido, perdido, abismado en su ser nada, se angustia, desespera, preocupa y enloquece dando vueltas, retorciéndose, preocupándose y dudando de todo, temiendo por todo.

 Su mismo ser inútil y miserable, inestable e inconsistente, lo mueve a que dude, tema y se preocupe constantemente sin hallar seguridad alguna, porque la seguridad es fruto de la Fe.

 Solo el que confía en Dios permanece seguro aun en medio de las mas graves tribulaciones, contratiempos, reveces, oposiciones, y como satanás no confió ni confía en Dios, su patrimonio es el miedo, la preocupación, la inseguridad.

 Sumergido en su ser inmundo, corrupto y desamorado, el adversario solo ve, conoce, percibe, tinieblas, por ello padece miedo, angustia y preocupación. Nada ni nadie puede sacarlo de sus padecimientos porque el infierno lo lleva a dentro, es él mismo.

 Es él mismo la causa de todos sus males, pestes, dolores y pesares, nadie lo ha perjudicado, él solo se perjudicó al convertirse en rebelde, odioso, caprichoso, orgulloso.

 Nadie lo sumergió en tinieblas, él se enterró solo en ellas, y él mismo se convirtió en tinieblas. Pudiendo salir no quiso, odió los auxilios de Dios y terminó por confirmar que prefería eso para siempre.

 Al quedar postrado en tinieblas y convertido en tinieblas, no puede conocer otra cosa mas que miedo, angustia, vacío y desolación entre innumerables pestes y tormentos que son fruto de carecer de Dios, y de odiarlo.

 Ahora eternamente padece en tinieblas y nada ni nadie puede sacarlo de ahí abajo, porque nada ni nadie puede tampoco hacer que deje de ser lo que es, tinieblas en las tinieblas, un pedazo de nada.

 Se alivia el infeliz, satanás, colgándose, adhiriéndose de las almas, sujetándose a ellas y robándoles vida, succionándoles vitalidad, mientras las consume y destruye, las deja reducidas a tinieblas y las hace coherederas de su pena eterna.

 Si las almas no lo rechazan, no se limpian, no se purifican, perecerán en tinieblas volviendo inútil la intervención de Dios, El Paso Libertador del Señor.

Capítulo II
EL AMOR A DIOS ES LO PRIMERO, pero están de cabeza

 Las almas consienten tener a satanás colgado, adherido, o mas bien metido en su vida, lo hacen voluntaria o involuntariamente permitiéndole que les succione vida, quite vitalidad.

 Lo hacen voluntariamente cuando lo buscan a propósito, y lo hacen involuntariamente cuando se corrompen, entregan a vicios, ambiciones, perversiones, corrupciones etc.

 La indiferencia hacia su propio bien las deja postradas, enterradas en el abismo, sujetas a las manipulaciones de satanás, sumidas en tinieblas, perdidas en el vacío y la desolación.

 El no combatir a satanás, el no buscar una verdadera libertad, las vuelve esclavas ciegas suyas, las deja sumidas en las tinieblas donde terminan adorándolo porque en definitiva, le pertenecen.

 Eso las vuelve débiles, inestables miedosas cobardes pusilánimes que no hacen otra cosa mas que preocuparse por sí constantemente como satanás mismo, su padre, dueño, jefe, señor, etc.

 Por esa inseguridad, miedo, inestabilidad, debilidad, etc., son aun mas manipuladas, dominadas, controladas y sometidas por satanás, porque las engaña y haciéndoles temer una cosa, les impone que deseen otra o que reaccionen de determinada manera, siempre para conformarlo a él cuando ellas creen que es por sí mismas que lo hacen o por su bien.

 Tanta es la fusión que llegan a tener las almas en estos tiempos con el adversario que este piensa y ellas ejecutan en el mundo, son instrumentos dóciles en sus garras.

 Tanto es lo que han elegido, preferido y dejado a ser a satanás en su vida las almas de estos tiempos que ya no son dueñas de sí, son totalmente esclavas, se hallan desapropiadas de si, le pertenecen por completo al maldito cerdo infernal.

 Esto se ha dado así porque las almas eligieron el espíritu de satanás, el espíritu de orgullo-amor propio, la mentira, y no han buscado el Espíritu de Dios, la Verdad, el amor a Dios primero.

 El amor a Dios es primero, simplemente porque Dios Es Primero, es el orden mas lógico y natural, Dios Es El creador, si no se ama a Dios primero, las almas están de cabeza.

Capítulo III
IDENTIDAD-IMAGEN-PERSONALIDAD (10): NO SABEN NI ESTÁN ACOSTUMBRADAS

 Nada ocurre de la noche a la mañana, todo es progresivo, en el proceso de degeneración y corrupción de las almas, la situación no es diferente, éstas se vienen pudriendo hace centurias.

 Son muchos años de corrupción, caprichos, vicios, depravaciones, abominaciones que han degenerado en una gran corriente del mundo que creció como bola de nieve corriendo por la ladera de una montaña.

 Realmente la humanidad en general se halla putrefacta, mas que corrupta, abominablemente podrida. Esa podredumbre espiritual se evidencia en vicios, ambiciones, perversiones, degeneraciones, abominaciones.

 Esos vicios, ambiciones, etc., solo engendran o producen-generan mas podredumbre, y así es como las almas buscan mas vicios como consuelos rápidos y falsos para terminar por pudrirse a pasos acelerados.

 Como esta el mundo en estos tiempos, desde el nacimiento mismo las almas comienzan a pudrirse, corromperse, estropearse, el entorno mismo las envuelve en tinieblas comenzándolas a carcomer, roer, estropear.

 Como si lo espiritual e invisible a los ojos fuese poco, se añade lo que ocurre materialmente, entonces, desde la educación misma se inculca la egolatría narcisista infernal, el culto a la imagen-personalidad, el olvido y la negación de Dios.

 A eso que de por sí ya es nefasto, se añade toda la ideología perversa, corrupta, inmunda y degenerada propia de la sodomía imperante donde a niños que no saben ni leer ni escribir, se les comienza a corromper la consciencia.

 Considerar que a la par no se enseña nada bueno, sino que el papel blanco tierno de las consciencias infantiles es pervertido, corrompido y como escupido por demonios que imponen la corrupción por ellos mismos, y por sus adoradores en el mundo.

 Almas corrompidas desde su nacimiento, quedan estropeadas para siempre, son condicionadas, y luego, difícilmente acepten la verdad, es un esfuerzo y sacrificio muy grande que deben hacer para llegar a ser libres de las tinieblas, la mentira, el engaño y la corrupción, cosa que por su puesto no hacen ni harán, no saben ni están acostumbradas.


IDENTIDAD-IMAGEN-PERSONALIDAD (1):

IDENTIDAD-IMAGEN-PERSONALIDAD (2):

IDENTIDAD-IMAGEN-PERSONALIDAD (3):

IDENTIDAD-IMAGEN-PERSONALIDAD (4):



IDENTIDAD-IMAGEN-PERSONALIDAD (7):

IDENTIDAD-IMAGEN-PERSONALIDAD (8):

IDENTIDAD-IMAGEN-PERSONALIDAD (9): FANTASÍA AUTO-ALIMENTADA:

IDENTIDAD-IMAGEN-PERSONALIDAD (10):


Capítulo IV
LO MAS GRAVE ES QUE TIENE MUCHOS SEGUIDORES

 Carece de vida el adversario, satanás, se ha quedado fuera de Dios y también fuera de la creación, es un desgraciado, pero no que merezca lástima alguna, él mismo quiso y provocó su caída, generó su estado eterno.

 Pudo haberse ordenado, encaminado, pudo haber prestado atención a Dios, siquiera pudo haber pedido socorro, asistencia, pero en su orgullo no solo no quiso, sino que no lo consideró necesario.

 No quiso reconocer que se hundía, perdía, abismaba, que se introducía en su delirio, fantasía, desvarío, solo quiso ver que se alzaba orgulloso y hasta creía ser mas que Dios.

 Prefirió divagar, engañarse, creer su mentira, extraviarse mintiéndose a él mismo, sumergiéndose en tinieblas, provocando la ausencia de Dios, ese vacío infernal, verdadero abismo de egolatría que lo ha consumido.

 No quiso aceptar la ayuda o asistencia de Dios, ni quiso reconocer o considerar por un instante que la necesitaba, prefirió convencerse con nuevas mentiras que el equivocado era Dios.

 Ahí añadió nuevos delirios, se hizo víctima de mas extravagantes fantasías, se perdió en la maraña oscura de sus caprichos.

 Esto es simple de entender, es caprichoso, dice que tal cosa es de tal manera solo porque se le ha ocurrido, después, dice que tal otra cosa es de tal otra manera, y así con todo, tiene su propia versión, juicio, apreciación.

 Eso es la fuente de las contradicciones que acaban por atrofiar la mente, nublar el entendimiento, es lo que paraliza y desvía a la criatura.

 De ese enredo de caprichos y tumba agusanada de contradicciones pudo haber salido, pudo haber buscado la Verdad, la Revelación de Dios y pudo haberla abrazado como su salvación, pero no quiso, y ofreciéndosela gratuitamente Dios mismo, no quiso ni siquiera considerar que la necesitaba.

 En definitiva, pasó a estar eternamente como quiso estar, pasó a ser eternamente lo que deseó ser, y lo mas grave es que en el mundo tiene mucho seguidores, continuadores, quienes van compartiendo sus pasos.

Capítulo V
NO ACEPTÓ LA REVELACIÓN DEL PENSAMIENTO DE DIOS

 Como no ha buscado ni aceptado la Voluntad de Dios el adversario, satanás, se ha quedado fuera de la creación, es simple de entender, tenía un lugar predestinado, no ocupándolo, se ha quedado fuera, porque la Creación Sigue Siendo de Dios.

 Por supuesto que Dios no lo obligó a ocupar su lugar, le dio capacidad suficiente como para considerar las consecuencias o efectos de ocuparlo y no ocuparlo. Por supuesto que Dios no lo ha castigado ni lo ha convertido en lo que es.

 Por supuesto que Dios no lo confinó a un lugar hediondo y miserable, lo había constituido como el primer ángel con las prerrogativas correspondientes, solo no le concedió una cosa, y el cerdo ambicioso y delirante de orgullo la quiso.

 No supo ver que Dios quería educarlo, formarlo, alumbrarlo a la vida, a la Vida Verdadera, no supo descubrir en Dios un Padre que quería guiarlo y convertirlo en un ser viviente.

 Solo miró infantil y caprichosamente lo que no quería, se volvió envidioso, se puso celoso de sí mismo, de su orgullo-amor propio, entonces, se enfureció porque no se veía conformado en sus ambiciones.

 Llegó a pensar que Dios lo perjudicaba, que era malo, que estaba en contra de Él y extravagancias similares, propias del infeliz que se encierra en sí mismo, que se hunde en su abismo y no escucha la Voz de la Verdad que puede salvarlo.

 Sucede con cualquiera, a nosotros nos pasa, nos encerramos en nosotros mismos, nos hundimos-abismamos y ahí nos enterramos perdiéndonos en tinieblas, ahogándonos con los propios pensamientos, enredándonos con los propios caprichos.

 De ese abismo no quiso ser sacado, salvado, liberado, rechazó a Dios, entonces, se hundió queriéndolo, confirmando que deseaba perderse. Ahí abajo, nimbado de las tinieblas infernales que se había procurado, veía a Dios detrás de un velo oscuro, desconfiaba de Él, le temía.

 Ahogado por el miedo, ahorcado por la preocupación, sofocado por la angustia y atormentado por la desesperación que surgen y azotan al ser cuando se aparta de Dios, desconfió hasta de las mas simples revelaciones del Amor de Dios, viendo retorcidamente todo.

 No quiso entender que la mugre estaba en su ojo inmundo y depravado, no quiso tener otro ojo, no aceptó la Revelación del Pensamiento de Dios.


EXPUESTOS A satanás:

ALGO PEOR QUE LA POSESIÓN DIABÓLICA:


Capítulo VI
¿POR QUÉ SUS OBRAS SON DESTRUCCIÓN?

 Habiéndose quedado fuera de la creación por rebelde caprichoso, el cerdo infernal no encuentra lugar, no sabe ni lo que quiere, por ello es que un instante quiere una cosa y al siguiente quiere otra, incluso hasta llega a querer dos cosas contradictoria a la vez.

 Habiendo querido ser renegado pasó a ser algo sin Dios para toda la eternidad. Sería difícil e inexacto llamarlo ‘ser’, decir que es un ser sin Dios, porque si describiésemos cabalmente lo que es, la verdad es que no es, de manera que su ser es ‘no ser’.

 En sus delirios y fantasías el demente de orgullo dice que es, no solo como Dios, sino hasta que es mas que Dios, demostrando sus incoherencias porque habiendo sido creado por Dios, no puede ser nunca mas que su Creador.

 Ya no se conforma con mentirse y decir como cuando estaba errando en el Cielo previamente a su caída que es como Dios, ahora, en su abismo infernal, esa mentira le resulta insuficiente, entonces, se dice a él mismo que es mas que Dios.

 Perdido en el abismo no hace otra cosa mas que mentirse, pues se encuentra absolutamente solo, ha perdido la compañía de Dios y se ha perdido. Se encuentra abrumado, desconcertado, confundido, atormentado, ya no tiene ni idea de donde se halla ni de lo que quiere, se ha desbordado de caprichos y ambiciones, depravaciones y corrupciones que no tiene ni rumbo, ni coherencia, es como quién ha perdido el sentido de la orientación.

 Se mintió a él mismo y no quiso salir de su delirio, mantuvo su fantasía contra Dios renegando de la Verdad, no quiso desengañarse en su momento, cuando podía salvarse, entonces, se perdió y al final, también se desengañó.

 Se desengañó por la fuerza chocando contra la Verdad misma que rechazó, repudió y no quiso aceptar. Ahí se convirtió en un frustrado eterno, un maldito resentido que se dedica a cobrar venganza considerándose autorizado para ello solo porque siente furia y tiene rabia.

 El que se desengaña de sus falsas expectativas odia y se odia, se convierte en una fuente de resentimiento, una abominable desolación que se destruye y destruye, porque es nada y sirve para nada, su esencia es autodestruirse, de ahí que sus obras sean destrucción.

Capítulo VII
COHEREDEROS DE SU DESGRACIA

 Juzgamos por lo que vemos, sabemos, entendemos, conocemos, suponemos, etc., hay un montón de condicionamientos que influyen y acaban por determinar lo que tomamos o adoptamos como decisión, aquello que se constituye en nuestra voluntad que es lo que expresa esa decisión.

 El problema es que queremos creer que sabemos, podemos, que estamos capacitados para juzgar, decidir, etc., solo porque aquello que nos imaginamos queremos que sea cierto.

 La cuestión, evidentemente, es que somos caprichosos, rebeldes y desamorados que no hacen otra cosa mas que preocuparse por sí mismos, y como nos preocupamos solo por nosotros mismos, nos dedicamos a nosotros.

 Ahí perdemos la noción de la realidad, nos enterramos en tinieblas de suposiciones, supersticiones, naufragamos en un mar angustiante de dudas y temores que nos corroe, devora, destroza y arrastra a una segura e inevitable perdición.

 Como no hacemos lo que debemos, terminamos haciendo lo que no debemos, porque la capacidad ociosa se vuelve en contra, esa capacidad para hacer se vuelve un no hacer corrosivo.

 Si tenemos capacidad para empujar y no ayudamos a otros empujándolos hacia delante, estamos dejando esa capacidad inactiva que se vuelve en contra y nos empuja hacia atrás.

 Nos hundimos, caemos, nos perdemos en tinieblas, terminamos abstraídos de la realidad, sumergidos en delirios, ahogados por caprichos, anegados en preocupaciones, y todo porque no hemos querido amar a Dios verdaderamente.

 No amamos a Dios Verdaderamente porque no lo obedecemos, porque rechazamos al Revelación del Señor y lo ignoramos, porque deseamos creer que el bien, lo bueno, lo justo y debido es aquello que se nos ocurre o sentimos.

 Ni siquiera consideramos que aquello que pasa por nuestra mente y corazón puede no ser de Dios, que puede ser infundido por el adversario para entrar en nosotros y desde adentro manipularnos arrastrándonos a cumplir sus caprichos y a dar satisfacción a sus ambiciones.

 Mientras estemos soberbia y orgullosamente dedicados a concretar nuestra voluntad sin discernir la Voluntad Divina, vamos a estar tontamente dominados, sometidos y controlados por satanás que nos sumerge en las tinieblas de la muerte eterna haciéndonos coherederos de su desgracia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...