martes, 11 de febrero de 2014

RAZA MALDITA, ESTIRPE DE satanás, HEREDEROS DE judas



RAZA MALDITA, ESTIRPE DE satanás, HEREDEROS DE judas

 Quieren un paraíso y construyen un infierno, se desesperan por reinar e impera caprichosamente en el mundo y no les importa la manera en la que lo obtengan, así es que han destruido la creación trastocando todo orden para satisfacer su ambición.

 Su orgullo es haber conquistado el mundo, haber sometido a las naciones, no han querido abrir los ojos y comprender que hicieron el trabajo sucio de satanás, los infelices se sienten orgullosos de sus conquistas que son la ruina de la humanidad.

 Son cerdos orgullosos ególatras, horrendos hijos de satanás en el mundo, lo adoran a éste, se excitan con el oro y se desesperan por el poder, son dóciles instrumentos del castigo de estos tiempos.

 Hablan de Dios, pero su dios es satanás, que lo llamen ‘dios’, que le digan ‘señor’, no significa que sea Dios o Señor, las almas perversas son caprichosas y ambiciosas, se prostituyen con satanás y hacen cualquier cosa a su servicio con tal de obtener satisfacción para sus ambiciones delirantes.

 No les importó consagrarse a satanás, entregarse a la perdición eterna, sumergirse en el abismo de egolatría narcisista infernal, no les interesó convertirse en demonios sobre la faz de la tierra ni destruir la creación, solo persiguieron la satisfacción de su ambición.

 Ni por un instante consideraron que se volvían demonios y la misma imagen de satanás en el mundo, no quisieron ver o entender que se hicieron a sí mismos cerdos inmundos totalmente caprichosos y absolutamente ambiciosos capaces de cualquier cosa, incluso, pactar con el enemigo de Dios y de satanás.

 Se convirtieron en el linaje satánico en el mundo, verdadera estirpe de judas, el traidor, adoradores del oro, del poder, de la mentira, y encima, todavía pretenden ser tratados como dioses, reyes o seores, solo porque su maldito dios, satanás, se los hizo creer.

 Quisieron en sus delirios de soberbia creer que eran dioses, reyes, señores, una raza superior, y el único que les dio la razón a esos caprichos maníacos propios de inmaduros fue satanás, el primer traidor de la creación, el primer demonio, y a ese cerdo lo adoptaron como su dios.

 Se pusieron a su servicio, ser-vicio, se volvieron como él y sus planes concretaron en el mundo, ¿Cuál es su gloria?, haber conquistado=destruido el mundo, los infelices se sienten orgullosos de eso y piensan que van a salir impunes de las manos de su Creador.

 Claro, en sus delirios de soberbia adoran a satanás comos su creador y dicen que él los creó, él los des-creó, hizo su obra de ruina en sus almas que se han vuelto repugnantes a imagen y semejanza de su dios, satanás.

Leer:

Los linajes de Dios y del adversario:

Los linajes de Dios y del adversario (II):

Los linajes de Dios y del adversario (III):

Los linajes de Dios y del adversario (IV):




No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOBRE LA SELECCIÓN Y LA POLÍTICA

SOBRE LA SELECCIÓN Y LA POLÍTICA Hemos visto repetidas veces que estrellas que brillan aisladas no funcionaron como equipo, cont...