EL APOCALIPSIS ES CLARO AL RESPECTO



EL APOCALIPSIS ES CLARO AL RESPECTO

 Hoy en día las almas se alegran en ser importantes según el mundo o en parecerlo, o al menos, en tener conocido a alguien importante. Esto demuestra la vanidad penetrante en el alma humana orgullosa e inútil que ha despreciado a Dios y se dedica a perderse.

 El alma que ha renegado de Dios, despreciado Su Voluntad, se ha elegido a sí misma y se empeña en ser adorada en el mundo, se vanagloria de cosas inútiles que no solo sirven para nada, sino que la arrastran al abismo.

 El alma que rechazó a Dios se entierra en el mundo desesperándose por ser amada, adorada, tomada en cuenta, no le importa ni le interesa nada, solo se empeña en hacer cualquier cosa para ser adorada, abriéndole así las puertas a satanás.

 Le abre las puertas a satanás porque es igual, comparte los mismos intereses, se asocia a éste y al final, termina siendo su expresión en el mundo. Lo que esa alma orgullosa, desamorada, preocupada por sí misma haga, es revelación del adversario, es la expresión de su ser, sentir, hacer, en sus obras da a satanás al mundo.

 No solo esta esparciendo el espíritu del adversario, sino que al lograr adoración, aceptación y reconocimiento, esta atrayendo a las almas a un abismo, a su desolado interior ególatra, donde se encuentra asentado satanás como rey.

 Esa alma perversa, orgullosa, hipócrita e impostora, dice lo que el mundo quiere oír y hace lo que el mundo desea ver, entonces, es adorada y como usa apariencias de ser de Dios, arrastra a muchas al error.

 Es un alma repugnante que felicita a otras almas repugnantes y entre todas, dejan a Dios de lado, se ponen de acuerdo para negar la Verdad, para imponer la mentira, para adorar a satanás y luego justificarse diciendo que obran bien.

 Por mas que quieran adorar a satanás y por mas que un falso profeta diga que esta bien, la vera no cambia, quien adora a satanás se pierde, así como el falso profeta, el Apocalipsis es claro al respecto.

 Adora a satanás el que no adora a Dios. Adora a satanás el que se adora  así mismo, el que le rinde culto a su propia imagen o a la imagen de otro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Y SIN EMBARGO SE MUEVE”, y el dogma fundamentalista de los desaparecidos

EL MACRISMO SE CAE A PEDAZOS MUY RÁPIDO

ATAQUE A SIRIA, LA DECISIÓN SE TOMÓ EN OTRO LADO