martes, 22 de abril de 2014

EL COMBATE ESPIRITUAL HOY (II)



EL COMBATE ESPIRITUAL HOY (II)

EL COMBATE ESPIRITUAL HOY (I):

Introducción: EXTIRPAR LA FUENTE DE LA PODREDUMBRE

 Las dificultades que padecemos sirven para que salga, brote y se exponga aquello que tenemos dentro, lo que realmente somos mas allá de lo que decimos y creemos ser.

 Ahí se produce el desengaño, no podemos mentirnos, es evidente lo que somos y hacemos, mas lo que queremos. Es necesario que ocurra esto porque sino, el veneno, la podredumbre, lo que hay muerto dentro nos arrastra a la muerte mientas nos esforzamos por engañarnos diciendo que somos perfectos.

 Muchas almas orgullosas y realmente muertas dicen no ser malas o no hacer cosas malas, muchas se vanaglorian también de no tener grandes vicios, pero la verdad es que son pocas, muy pocas, demasiado pocas, las almas que en el mundo están realmente vivas.

 Están vivas aquellas almas que han purgado su corazón, que han renunciado a sí mismas entregándose a la Voluntad de Dios y colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe.

 Lo que llamamos ‘vida’ en el mundo es nada comparado con lo que realmente es la Vida, por ello es que perdemos el tiempo engañándonos y tratando de evadirnos de la realidad mientras deberíamos emplearlo en salir de la muerte eterna.

 El alma esta muerta porque esta podrida, porque no amamos, porque nos hemos separado de Dios y hundido en nosotros mismos. No circula Vida por nuestro ser, solo podredumbre, ausencia de Dios, veneno, orgullo, amor propio, inútil preocupación por sí sumamente egoísta y miserable.

 Padeciendo dificultades tropezamos con la propia torpeza y nos vemos frente a frente con la muerte que somos, con el muerto que levamos dentro. Es como si tuviésemos medio ser paralizado espiritualmente, y encima, podrido, derrumbándose.

 Esa podredumbre debe ser limpiada, quitada, remediada, de lo contrario continúa avanzando y terminaremos enterrados en tinieblas convertidos en abominables seres moradores de éstas, o sea, demonios.

 Primero necesita El Señor limpiar, purificar, sacar el veneno, extirpar la fuete de la podredumbre, luego puede regenerar, resucitar y dar vida. La fuente de la podredumbre es la rebeldía, el rechazo a Su Voluntad.


1.2. LA RESURRECCIÓN DE LAS ALMAS:


Capítulo I: MUERTE ETERNA, UNA GRAN NADA

 Podemos esforzarnos y demostrar interés, decir que tenemos buena voluntad, pero, si no hacemos lo que es realmente importante, y si no remediamos lo esencial, estaremos moviéndonos inútilmente para continuar siendo esclavos.

 Lo importante es la esencia, y la esencia es que no amamos a Dios como debemos, entonces, continuamos siendo esclavos como lo merecemos. Si hiciésemos un esfuerzo por remediar lo esencial, por salir del egoísmo miserable y entregarnos verdaderamente a Dios, todo el mundo sería transformado y se convertiría en un paraíso.

 Nuestro camino es al revés, nos oponemos a Dios, renegamos de Él, prescindimos de su Don, nos vanagloriamos de despreciarlo y de valernos por cuenta propia haciendo solo cosas inútiles que el mundo reputa buenas.

 Ni siquiera comprendemos que el mundo celebra la ausencia de Dios, festeja el renegar de Él, felicita a quienes abandonan la fe y traicionan al Señor.

 Estando aun de paso por el mundo, debemos aprovechar el escaso tiempo que tenemos para aprender a ama a Dios, para salir del abismo de egolatría narcisista infernal, debemos utilizarlo para aquello que realmente es importante.

 El mundo señala como importante lo que tiene que ver con él mismo, o sea, vanidades, narcisismos, egolatría, vicios, corrupciones, dedicarse-consagrase al orgullo y a las apariencias, a la imagen-personalidad.

 Eso nos deja atados, hundidos, encadenados, esclavizados en lo que es nada y tiende a ser menos que nada en la gran nada que es la muerte eterna. Es nada la muerte eterna en el sentido que es la anulación de todo, incluso, a anulación de esto mismo, algo difícil de describir.

 Es como nada y menos que nada, o nada de nada, pero una nada donde incluso la misma nada no puede existir y también queda anulada convertida en nada.

 Si no dejamos de perder el tiempo somos y seremos devorados, consumidos, estropeados y transformados por la nada-muerte eterna convirtiéndonos en eso mismo.

 Perder el tiempo es preocuparse por sí, es dedicarse a sí mismo y entregarse a hacerse amar, adorar, servir, ese querer asegurarse ser amados cuando nos empeñamos en no amar.

 Escapamos de la muerte cuando amamos, cuando nos entregamos a Dios, nos hundimos y entregamos a ella cuando renegamos y nos apartamos de Dios, cuando dejamos de amarlo por dedicarnos a nosotros mismos.

Capítulo II: MUERTE ETERNA, REINA DE LOS ESPÍRITUS IMPUROS

 No somos conscientes del predominio que tiene la muerte eterna sobre nosotros en estos tiempos de tinieblas, de olvido y negación de Dios, no comprendemos la autoridad con la que se impone sometiendo a las almas a sus inútiles caprichos e histéricas demandas.

 Debemos considerar la muerte terna como un espíritu, pero es un espíritu formado por todos los espíritus muertos, como una gran comunidad. También la integran aquellos vicios que hay en las almas porque son espíritus impuros o muertos o sin Dios.

 Cuanto mas viciosa o corrupta es un alma, mas espíritus impuros tiene y mas sometida a la muerte terna se encuentra.

 Esta afuera y adentro de la persona, nos rodea, pero también se halla adentro porque tenemos vicios e impurezas, porque somos rebeldes a la Voluntad de Dios, y esa rebeldía contra Dios es el principio de la muerte eterna, de la ausencia de Dios Que Es La Vida.

 Como nos rodea y también esta adentro, nos domina, controla, somete, dispone de nosotros teniéndonos firmemente sujetos y empujándonos a corrompernos, a enviciarnos y entregarnos mas a la podredumbre que se produce renegando de Dios, rebelándose contra Él.

 Se la percibe como miedo en esencia, pero genera un sin número de sentimientos como angustia, preocupación, desesperación, histeria, etc.

 Comprender que, si en esencia es miedo, su habilidad consiste en colocarnos frente a situaciones en la que tengamos miedo, sintamos esa preocupación por nosotros mismo que le abre las puertas permitiéndole infiltrarse, meterse, asentarse.

 Es la reina de los espíritus impuros y dispone de todos ellos, incluso y especialmente, de satanás, el rey, y luego, de todos los que le están subordinados.

 Su interés es colgarse, adherirse a las almas, porque les succiona vida, quita vitalidad, a la vez que las va tomando, dominando, sometiendo, a la par que va imponiéndose como reina y señora con capacidad de usar y disponer.

Realeza y organización de las tinieblas:

Capítulo III: ¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?

 Los espíritus obran por sí mismos en el mundo, pero también intervienen por medio de alguna o algunas personas según el espíritu que se trate y también según las actividades de las que se trate.

1.- Tratándose del Espíritu de Dios, obra por Él mismo, pero también quiere hacerlo por medio de personas en el mundo.

 Obra por medio de personas para actos puntuales o en forma perpetua en el tiempo.

 Lo hace tomándolas o por medio de una unión. Obra tomándolas cuando interviene especialmente y usando la puerta abierta de una consagración a Él o de una vocación práctica de servicio a Él. Acá es donde se manifiestan dones y carismas.

 Lo hace por medio de unión cuando el alma se entrega voluntariamente a Dios y va haciendo de esta entrega una constante logrando llegar a ser uno con Él. Acá Dios habita en el alma y obra por medio de ella como Él mismo.

2.- Otros espíritus celestiales, como María Virgen, Santos, Ángeles, obran en el mundo por sí mismos, pero también a pedido de parte, por la oración de las personas, por medio de sus acciones.

 Estos espíritus no se unen ni poseen, si se dan estas cosas, lo que ocurre en realidad es que se trata de algún demonio haciéndose pasar por espíritu celestial.

3.- Los espíritus impuros obran por sí y por medio de personas en el mundo. Obran por medio de personas de dos maneras: Una es poseyéndolas y utilizándolas para ejecutar sus acciones destructivas en el mundo o sobre otras almas, y otra es fundiéndose a almas que se les entregan.

 Cuando se funden a almas que se les entregan puede tratarse de quienes lo hacen a sabiendas y por directos pactos y ritos satánicos, o puede tratarse de quienes lo hacen no sabiéndolo, pero de manera no menos culpable.

 Lo hacen no sabiendo aquellas almas que se dedican a satisfacerse en vicios y ambiciones, perversiones y depravaciones, corrupciones y abominaciones.

 Tanto la posesión, el primer caso mencionado, como el de la unión voluntaria o involuntaria que es el segundo caso mencionado, pueden ser momentáneos o perpetuos, para uno o varios actos o para siempre en el mundo.

4.- La muerte eterna obra por sí y por medio de todos los que le están sometidos, todas las almas sucias, impuras que comparten este espíritu impuro en su interior que consiste en orgullo-amor propio, que es fruto del olvido y la negación de Dios, que se cultiva en la rebeldía egoísta y narcisista infernal.

LOS REINOS DE LA CREACIÓN Y SUS HABITANTES:

LOS REINOS DE LA CREACIÓN Y SUS HABITANTES COMPLETO:

El-reino-de-los-cielos:

El-reino-del-limbo-superior:

El-reino-del-purgatorio:

El-reino-de-la-humanidad:

El-reino-animal:

El-reino-vegetal:

El-reino-natural:

El-reino-del-limbo-inferior:

El-reino-infernal:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

Capítulo IV: PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS

 Sabiendo que los espíritus intervienen en el mundo por medio de personas y no solo por sí mismos (Leer: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2014/04/2637-como-intervienen-los-espiritus-en.html), considerar que no lo hacen por medio de todas en la misma medida.

 El grado en el que lo haga depende del grado de entrega o predisposición de la persona al espíritu en cuestión.

 El grado de entrega del alma al espíritu que sigue o al que ha elegido pertenecer, va determinando su unión con éste y el lugar que va a ocupar en ese espíritu, porque un espíritu puede obrar en y por medio de muchas almas.

 También un espíritu puede crecer, incrementarse, aumentar su poder con lo que recibe de las almas.

 Tratándose de espíritus impuros, crecen cuando las almas se van corrompiendo, van entrando en ellas, crece su presencia en éstas, pero a la vez, también entran en el mundo y acrecientan su presencia, y por ello, su poder.

 Tratándose del Espíritu de Dios, crece su Presencia en la medida que las almas se abren a Él, aceptan Su Voluntad, colaboran buscándolo y recibiéndolo, aceptándolo.

 Si las almas cultivan el vicio de la soberbia, crece en ellas el espíritu de la soberbia, pero también crece su presencia en el mundo, y cuanto mas soberbias son las almas, mas soberbia sale del infierno inundando el mundo para buscar establecerse y devorar a las almas como la lepra la carne, corrompiéndolas y volviéndolas mas soberbias aun. También aumenta el espíritu de la soberbia en el sentido de que la masa inicial se va multiplicando a medida que nuevas almas se le van incorporando.

 Lo descrito respecto de la soberbia sucede con todos los vicios o espíritus impuros. También lo mismo sucede respecto de la muerte eterna que contiene en sí a todos los vicios o espíritus impuros.

 Así es como se forma el reinado de la muerte eterna, reino de satanás, la presencia de las tinieblas y del adversario en las almas y en el mundo. Son los espíritus impuros los que lo quieren, pero son las almas las que lo hacen posible al elegirlos y al no buscar la Santidad.

 Las almas podrían cultivar el amor a Dios, buscar Dones y Virtudes, llegar a fundirse con Dios y hasta adquirir una segunda naturaleza, una verdaderamente espiritual en la que Dios Se Halle Vivo y Presente.

 Las almas no aman a Dios, se aman a sí mismas, entonces, cultivan vicios, muerte, se convierten en tinieblas y arruinan su vida y el mundo, estropean toda la creación.

Capítulo V: GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA

 El grado de entrega se mide en porcentaje, así es que el alma que se encuentra de paso por el mundo se entrega un determinado porcentaje y en relación a ese porcentaje recibe el espíritu en cuestión que también entra al mundo.

 El grado mas común de entrega a Dios es ínfimo, son pocas las almas que se entregan totalmente a Él. La entrega total a Dios no es cuestión de palabras o buenas intenciones, tiene que ser real y de esfuerzo y sacrificio constante, de actualización momentánea. La entrega total a Dios solo es posible por medio de la renuncia a la propia voluntad para colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad. Entrega total obtiene reciprocidad de Dios la misma entrega total.

 Ocurre una contradicción, las almas ambiciosas son miserables respecto de Dios, porque no aspiran a lo que es realmente importante, sino que se comportan como ambiciosas respecto de lo que es secundario, cuando no superficial y totalmente vano.

 Hay almas que se dicen religiosas, piadosas, espirituales, pero en realidad solo tienen aspiraciones terrenas, mundanas, cuando no, nefastas, satánicas, infernales, solo quieren satisfacer sus vicios, delirios, el orgullo-ego.

 Esas almas se engañan a sí mismas y pretenden engañar a Dios y a otras almas en el mundo, entonces, se convierten en hipócritas embusteras como los fariseos y maestros de la ley, saduceos y escribas falaces.

 Así es como llegan a ser anticristos y falsos profetas, la abominación de la desolación, la causa misma de la ausencia de Dios en el mundo y del gran engaño perpetrado por los espíritus inmundos en el mundo.

 Considerar que hay incluso almas entregadas totalmente a su orgullo que dicen ser piadosas, religiosas, pero en realidad no buscan a Dios, se nota en que dicen y hacen lo que al mundo agrada, gusta, celebra, buscando su aceptación, aprobación, reconocimiento, estima.

 Esas almas son sumamente peligrosas porque engañan a otras, porque reciben espíritus impuros y los vomitan sobre la faz de la tierra como esta escrito en el Apocalipsis donde dice que tres espíritus impuros salen del dragón, la bestia y el falso profeta.

 Las almas que renuncian a sí mismas, a la propia voluntad para colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe la Voluntad de Dios, son verdaderamente humildes y son las que logran la Vuelta del Señor porque lo reciben en sí y se convierten en Puertas del Cielo porque Dios por medio suyo puede hacerse Presente en el mundo y hallarse Vivo.

 Como en el infierno todo esta de cabeza, los espíritus mas grandes y fuertes, son los que están mas abajo, y son esos los peores, aunque entre ellos se crean mejores. Esos espíritus inmundos buscan a las almas en puestos altos y de poder en el mundo, o las posesionan cuando las tienen tomadas, porque así pueden influenciar a otras muchas, porque así pueden robarle vida, quitarle o succionarle la vitalidad a miles o millones de almas.

 Dios siendo el mas alto, busca a las almas mas ínfimas en el mundo, a las mas humildes, y en ellas se encuentra por completo, de manera que tienen verdadera autoridad espiritual. Las almas mas ínfimas en el mundo son las que no tienen orgullo-amor propio, o sea, las que renuncian a la voluntad propia para Que Se Haga-Reine-Triunfe la Voluntad de Dios.

Capítulo VI: CRECIMIENTO DEL REINO-PRESENCIA

 Se enriquece la creación espiritual cuando las almas aman a Dios porque al unirse con Él dan origen a un nuevo espíritu, forman un nuevo reino en el que esta presente Dios y por medio del que Dios esta presente en el mundo.

 Ese nuevo espíritu es dado a las almas que vienen después como herencia, aquellas que lo reciben y lo continúan cultivando engrandeciéndolo y enriqueciéndolo con su propio amor a Dios, con su personal entrega a Él.

 Así es como el Reino de Dios, su Presencia Viva va creciendo en las almas y en el mundo.

 Si las almas no aman a Dios, si solo fingen hacerlo, están provocando una ausencia de Dios que motiva que ellas mismas se conviertan en tinieblas y que la creación material se vea invadida por la muerte eterna.

 Ahí las almas colaboran con su corrupción y con la de toda la creación provocando que el infierno sea liberado sobre la faz de la tierra, que se establezca su reinado-presencia en almas y creación material.

 Ahí es donde la creación espiritual se vuelve miserable, las almas en asociación con los demonios y bajo la supervisión de la muerte eterna estropean, corrompen, destruyen, des-crean.

 Comprender que cada uno contribuye al bienestar general, o acaba colaborando en el malestar general, en la corrupción y destrucción de la creación, tanto espiritual como terrenal.

 Hasta ahora hemos padecido la ausencia del Reino de los Cielos en la creación terrenal debido a que Adán y Eva lo perdieron. Jesús y María Virgen lo recuperaron, ahora lo dan como Don a la humanidad, por ello es que las almas que son devotas y se hallan consagradas a sus Sagrados Corazones, participan en la reparación de la Creación y en traer el Reino de los Cielos al mundo terreno para bien de muchos.

 Cuando amamos a Dios, cuando lo buscamos y aceptamos Su Voluntad colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe, estamos formando un espíritu de amor que es un real enlace con Él donde puede descender y permanecer y por su Presencia Viva y Real, Él mismo Hace un Reino de los Cielos, de la Vida Eterna, en donde se encuentra, donde se lo ha buscado y recibido donde se lo adora en espíritu.

 En la medida que crezca el amor a Dios, va a crecer Su Presencia en el alma, y por medio de ésta, en el mundo. Crece el amor a Dios cuando el alma rebaja el amor propio cuando renuncia a la voluntad propia para Que Se Haga-Reine-Triunfe la Divina Voluntad.

Capítulo VII: ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS

1.- En El Reino de los Cielos Dios Uno y Trino Es la cabeza del Espíritu de Dios.

 Los Ángeles se agrupan en coros. Cada coro es también un espíritu o comunidad espiritual formada por todos los que se encuentran ese coro. El Ángel mas alto y grande en cada coro es cabeza de ese espíritu.

 El que es cabeza contiene en sí a todos los que lo siguen, o sea, que son menores en cuanto a grandeza, altura, poder. Simbólicamente, el Nº 1 contiene al dos, tres, etc., mientras que el dos contiene al tres y todos los que vienen detrás pero no al uno, al primero.

 Respecto de los santos y de las almas del purgatorio sucede lo mismo. A la altura de Dios se encuentra El Señor con su Humanidad Divinizada por La Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión. A la par de Dios se encuentra María Virgen.

 Entre los Reyes del Cielo, Jesús y María Virgen, y los coros Angélicos, hay muchos seres espirituales no conocidos aun que son nombrados genéricamente por San Juan como “Vivientes”.

2.- En el reino de las tinieblas, como son cerdos desesperados por adoración y sumamente envidiosos y celosos, imitan y copian todo, así es que tienen una versión infernal de todo esto.

 En el lugar de Dios se coloca satanás que, para no ser menos inventó dos bestias y parodia la Santísima Trinidad. Estas dos bestias son leviathán y behemot.

 Como contrapartida de María Virgen y de Jesús, Reyes del Reino de los Cielos, están salomé hija de herodías y judas, ambos precipitados al infierno en cuerpo y alma.

 En contrapartida de los coros Angélicos se encuentran los coros infernales también ordenados en nueve. En contrapartida de los santos tienen demonios humanos de profundidades abismales, y luego tienen el resto de las almas perdidas como si de pueblo se tratase. Para parodiar a las almas del purgatorio, atormentan a las del limbo.

3.- El mundo es el lugar de choque, colisión, donde ambos reinos siembran, cosechan y se engrandecen, es el terreno de disputa donde las almas son el premio.

 En el mundo ambos reinos obran por sí para entrar y estar presentes, pero también por medio de las almas que se hallan de paso. La colaboración de las almas es esencial para su propio bien o mal según elijan, y considerar que también influencian al resto.

 Las almas también tienen alturas, y lo bueno en ésas es que al encontrarse en el tiempo pueden crecer, evolucionar y escalar, ir adquiriendo mayor grandeza espiritual, pero también están expuestas a volverse miserables, corruptas, ínfimas espiritualmente, hundiéndose en el abismo y enterrándose en tinieblas al colaborar con los espíritus infernales.

 El alma que se adora a sí misma, a la propia imagen rindiéndole culto a la personalidad y volviéndose narcisista, egoísta, desamorada, por mas que diga amar a Dios, esta consagrada-entregada a satanás. Si es tanto su orgullo y adoración a sí mismo, si lo cultiva durante años, acaba por volverse completamente eso, orgullo, amor propio, miedo, preocupación por sí, alumbrando un deseo desesperante de adoración.

 Esa alma termina por convertirse en la que recibe a satanás mismo, la que se funde con éste y la que le posibilita al cerdo infernal presentarse en el mundo. Lógicamente que encubre y disimula su ser abominable bajo una masca afable, lisonjera, aduladora, pero la verdad es que continúa siendo la maldita serpiente infernal, no importa la máscara que use.

 Esa persona es cabeza de los perdidos, de las almas que en el mundo se hallan mueras, sin espíritu de Vida, o sea, de amor a Dios, de las almas rebeldes y desamoradas, orgullosas y solo preocupadas por sí que se entregan a rendirle culto a su imagen-personalidad-apariencia.

Epílogo: DESAPARICIÓN DEL VATICANO

 Las tinieblas ya han penetrado hasta la cúspide de la religión, han tomado las religiones impregnándolas con el espíritu de satanás, con la rebeldía orgullosa donde las almas se olvidan de Dios y lo niegan.

 Almas sin Dios reinan en las religiones, deciden su destino, las cambian y deforman convirtiéndolas en terrenas, humanas, mundanas, volviéndolas satánicas y sin Dios, y hasta aun peor, en contra de Él.

 Almas orgullosas y sin Dios se han encumbrado en las religiones adueñándose de ellas. Esto ha motivado que las religiones fuesen arrancadas de Dios, separadas de Él, hundidas en tinieblas, consagradas a satanás.

 Conforme avanzan las tinieblas en lo espiritual, avanza la corrupción en lo material, y así es como no hay mas que vicio, apego al dinero, dedicación al mundo, etc., que ponen en evidencia el real olvido y la abominable negación de Dios.

 Religiones sin Dios es el colmo de la desolación, es el gran castigo, la ausencia de Dios, ahí es donde satanás se hace adorar en el lugar del seor y donde vierte su veneno para corromper y esclavizar a las almas, para perderlas y arrastrarlas a las tinieblas eternas.

 Con las religiones va a suceder lo mismo que con el que fue el pueblo elegido anteriormente, llegará la diáspora y disolución porque es consecuencia de su desamor, de la falta de real amor a Dios y el completo e inútil dedicarse a sí, al orgullo-amor propio.

 Así como el pueblo que fue el elegido en el antiguo testamento al rechazar al Mesías se hizo presa del orgullo y definitivamente esclavo de satanás y de las tinieblas, las religiones de hoy que han rechazado al Señor, terminaron por ser esclavas de satanás y de las tinieblas.

 Al apagar, impedir, perseguir, oponerse, etc., a la Revelación de Dios, las religiones de estos tiempos hicieron lo mismo que la del antiguo testamento, entonce, van a terminar de la misma manera.

 Ya espiritualmente están desoladas y sin Dios porque no pueden tener al que han rechazado, luego materialmente experimentarán la disolución, diáspora, división, fractura y el desmembramiento en varias sectas, todas diciéndose auténtica, pero ninguna teniendo a Dios porque adolecen del mismo defecto: No lo aman a Él.

 A las realidades espirituales siempre siguen las consecuencias materiales que las expresan o revelan en el mundo, así es que, esa separación de Dios, originará la separación, disolución, división, y luego, invasión.

 Entonces, así como vimos la invasión de las tinieblas en el vaticano, vamos a ver la invasión material y la desaparición de éste.

EL TRASLADO DE LA IGLESIA, 1ra parte:

EL TRASLADO DE LA IGLESIA, 2da parte:

LA CAÍDA DE LA IGLESIA (I):

LA CAÍDA DE LA IGLESIA, (II):

LA CAÍDA DE LA IGLESIA, (III):

LA CAÍDA DE LA IGLESIA (IV):

LA CAÍDA DE LA IGLESIA (V):

LA CAÍDA DE LA IGLESIA (VI):

LA CAÍDA DE LA IGLESIA (VII):

LA CAÍDA DE LA IGLESIA (VIII):

LA CAÍDA DE LA IGLESIA (IX):

LA CAÍDA DE LA IGLESIA (X):

LA CAÍDA DE LA IGLESIA (XI):

TRANSUBSTANCIACIÓN DE DIOS Y DEL ADVERSARIO EN LAS ALMAS:

FIESTAS SATÁNICAS EN LUGAR DE CRISTIANAS:


SE CUMPLE EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ   Signos o no, acá algo pasó.   Los hechos, sucesos, acontecimientos a los que hemos asistido, de l...