viernes, 25 de abril de 2014

UNA INÚTIL VIOLENTA



UNA INÚTIL VIOLENTA

 Padecemos la autoridad de almas perversas, degeneradas, infernales, porque no somos mejores, porque estamos llenos de orgullo, amor propio, preocupación egoísta por sí, etc., en definitiva, porque renegamos también de Dios como esos que claramente reconocemos como hijos de satanás.

 Renegamos de Dios porque no buscamos Su Voluntad, porque nos hallamos perdidos, hundidos, sumergidos, enterrados en nosotros mismos empeñados en pensar solo y siempre en nuestro yo-ego.

 No nos importa nada ni nadie, solo pensamos en conformar nuestra ambición y nos lamentamos cuando no podemos hacerlo, incluso, odiamos a quienes no nos satisfacen, no nos sirven, no nos obedecen y no se dejan someter.

 No somos diferentes a esos cerdos hijos de satanás ni somos diferentes a satanás mismo, el cerdo rey infernal, somos unos egoístas orgullosos que deliran de soberbia y se obsesionan con conformar sus ambiciones.

 Verdaderamente somos nenes caprichosos preocupados por sí mismos que no tienen consciencia de su entorno, de la realidad, que no han levantado la cabeza, que piensan obsesivamente en sí mismos.

 No consideramos que jamás hemos levantado la cabeza-mirada-atención, el ‘yo’ ha reinado en nuestra vida arrastrándonos a un absolutismo delirante, obsesivo, posesivo, absorbente.

 Somos las primeras víctimas de la podredumbre que hemos getado al elegir ser inmaduros espiritualmente, al querer ser egoístas perversos que solo y siempre piensan en sí mismos.

 Llegamos a ser víctimas de lo que generamos porque nos domina, controla, somete, prevalece aun sobre nuestra voluntad y entendimiento, es decir, estamos obrando bestialmente, por instinto, dominados y controlados por la deformidad abominable que somos, aquello en lo que nos hemos convertido.

 Ni queremos considerar tales cosas, las negamos, decimos que es mentira, pero la verdad es evidente, y tanto mas evidente se mueve en las innumerables dificultades, ahí la brutalidad, bestialidad, abominación salta a la vista, queda expuesta.

 Esto es así porque la bestia permanece tranquila mientras cree que domina, mientras se considera reina, pero cuando comprueba que es inútil, inservible, incapaz, salta, se enfurece, se enoja, convierte toda esa preocupación inútil por sí en odio.

 El odio es su respuesta pretende usar la violencia para dominar lo que no controla, aquello a lo que le teme, es el último recurso y lo que expone la realidad cuando no se la ha querido comprender anteriormente, o sea, antes de padecerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿QUÉ PUEDE PROVOCAR EL PRÓXIMO E INMINENTE CISMA?

¿QUÉ PUEDE PROVOCAR EL PRÓXIMO E INMINENTE CISMA ?   Dos cosas pueden provocar el cisma: 1.- Que bergoglio y su secta metan...