viernes, 27 de junio de 2014

A ELLOS SE REFIERE EL APOCALIPSIS



A ELLOS SE REFIERE EL APOCALIPSIS

 Finalmente la iglesia se partirá primero en dos y luego surgirá una tercera independiente de ambas, por ello es que dice el Apocalipsis que la gran ciudad se parte en tres.

 Ya desde hace tiempo viene dividiéndose entre tradicionalistas y modernistas, esto llego de la base a la cúspide con los dos papas. Esta lucha por el poder temporal mientras se ha abandonado a Dios y no se le presta atención, provocará la definitiva partición.

 La parte reformista, modernista, se trasladará a Latinoamérica donde el terreno ya ha sido preparado con la teología de la liberación marxista. La parte tradicionalista quedará en europa.

 Esto ocurrirá cuando definitivamente se anule y deforme totalmente el santo sacrificio de la misa, o sea, cuando sea por ley una celebración ecuménica y no ya el milagro de la Transubstanciación.

 La tercera parte surgirá independiente de ambas corrientes porque esas dos partes o facciones son sin Dios aunque hablen de Dios, a ninguno de los que se disputan el poder de la iglesia les interesa Dios.

 Ninguna de las partes discierne la Voluntad de Dios ni colabora en la salvación de las almas, ninguna colabora en las obras de Dios, se pelean entre sí y en esencia son lo mismo, colaboracionistas de satanás.

 Esto va a provocar que aquellas almas que desean amar a Dios en verdad, seguirlo y obedecerlo, salgan de la gran babilonia y sigan realmente al Señor discerniendo Su Voluntad.

 Evidentemente El Espíritu de Dios abandona el templo como en la visión del profeta San Ezequiel, se va con los desterraos, los que adorna a Dios los que siguen al Cordero renovando en su corazón el santo sacrificio.

 En los corazones se perpetúa la Presencia de Dios porque continúan el Santo Sacrificio del Señor, o sea, renuncian a la propia voluntad para buscar la Voluntad de Dios y obedecerlo.

 Esas almas son a las que se refiere el Apocalipsis cuando habla de los elegidos, los que guardan los mandamientos y siguen al Cordero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario