sábado, 21 de junio de 2014

DONDE EL AVISO SE TRANSFORMA EN CASTIGO



DONDE EL AVISO SE TRANSFORMA EN CASTIGO

 Desde adentro se ha anulado e impedido la Revelación de Dios, no se lo ha escuchado ni prestado atención, entonces, la misma iglesia ha provocado la ausencia de Dios en su seno.

 Sucedió lo mismo que con una persona que tiene miedo, que se dedica a su orgullo, que desea ser amada, adorada, estimada, aprobada, aceptada, o sea, que se elige a sí misma fingiendo hipócritamente que es a Dios a quien elige y sirve.

 Quién dice-finge amar a Dios y no lo hace venciendo el miedo, termina dedicándose a su imagen, cuida las apariencias y se convierte en fariseo hipócrita.

 Se engaña a sí diciendo que ama a Dios o que lo sirve, se llena de orgullo diciendo que obra perfectamente, luego busca la aceptación y reconocimiento del mundo.

 Con esta conducta demuestra que se halla encerrado en sí, dedicado a sí, olvidado de Dios, hundido en su abismo y que lo que practica es la egolatría narcisista infernal.

 Eso deja a la persona vacía, sin Dios llena de orgullo-amor propio, que es lo que le hace padecer miedo, las tinieblas, porque en realidad cultiva el miedo que es esa inútil preocupación por sí al dedicarse a hacerse amar, adorar, o a lo que cree que le merecerá esto, su imagen-apariencia.

 La verdad es que se engaña a sí, esa persona llena de orgullo-amor propio, que esta dominada por el miedo, lo único que va a cosechar es el odio y desprecio, va a ser aborrecida, despreciada, condenada, repudiada.

 Esto se debe a que eso es lo que merece realmente y es tratada con justicia, cosecha su siembra, ha despreciado a Dios, lo ha rechazado, lo ha condenado, entonces, eso mismo padecerá.

 No es castigo sino advertencia, es para que abra los ojos, salga de su autoengaño, es para que se convierta y no se pierda. El problema es que, si no se convierte, se perderá, ahí sí se convertirá el aviso en castigo.

 Esto se debe a que se apega a la mentira y la defiende, entonces, confirma que desea permanecer en tinieblas y perderse, entonces, eso tendrá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario