domingo, 27 de julio de 2014

EL MUNDO, CAMINO DE PERDICIÓN



EL MUNDO, CAMINO DE PERDICIÓN

 El alma que no busca a Dios, que no discierne Su Voluntad y no lo obedece, se hunde en sí misma, y por su abismo queda integrada al mundo, conectada a esta corriente que a envuelve, arrastra y llega a disponer de ella.

 Se encuentra subordinada al mundo el alma que no ama a Dios y no lo obedece, y este mundo o corriente del mundo, la hace hacer o no hacer con la perversidad y astucia propias del adversario, satanás.

 La perversidad y astucia consiste en que el alma cree que obra por sí misma cuando lo que hace es corromperse, hundirse en un abismo y encaminarse a la perdición eterna.

 El mundo desesperado por no ser odiado, despreciado o ignorado, busca a las almas, las persigue, les hace creer que es importante y poderoso, que es necesario entregársele.

 Es seductor, encantador, un perverso mentiroso que engaña y atrae a su abismo de egolatría, vicios, miserias y corrupciones.

 Las almas se dejan seducir, engañar, quieren creer sus mentiras, porque quieren creerlas, desean creer que ellas mismas son diosas, reinas, y que merecen ser adoradas, aduladas, servidas, etc.

 Como quieren creer que son diosas, reinas, etc., y el mundo les hace creer que lo son, se van con éste, se dejan seducir por sus mentiras, adulaciones, engaños, incluso sintiendo en su interior la verdad, conociendo, entendiendo, comprendiendo que están siguiendo al seductor, engañador, mentiroso, estafador, gran depredador de almas.

 Saben que es mentira, pero se esfuerzan por olvidarlo y por creer que es verdad, algo bueno o debido, entonces, reniegan de Dios, matan la consciencia y se entregan definitivamente a la perdición.

 El interés del mundo es conquistarlas, dominarlas, vencerlas, someterlas, imponérseles, lograr que lo adoren a él, lo miren, le presten atención y se le entreguen.

 Esto lo consigue haciéndoles creer con adulaciones que él les da tales cosas, o sea, fingiendo que las adora, les presta atención y se les entrega. Mientras las almas sigan esforzándose por cree el engaño, van a continuar siendo engañadas, mientras continúen negándose a buscar a Dios, van a seguir en ese camino de perdición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario