miércoles, 9 de julio de 2014

EN MEDIO DEL MUNDO CON DIOS



EN MEDIO DEL MUNDO CON DIOS

 Si se pierden diariamente mas almas que antes, es evidente que Dios o esta contento con quienes dicen practicar religión, porque evidentemente no lo están haciendo realmente, son hipócritas.

 Quienes dicen practicar religión no hacen esfuerzos reales por alcanzar la salvación, y mucho menos aun se esfuerzan por colaborar en la salvación de otros.

 Si hacen cualquier cosa y después pretenden llamarlo ‘religión’, no quiere decir que lo sea.

 Religión es mirar a Dios, prestarle atención, buscarlo, recibirlo, obedecerlo, seguirlo, todo lo que implica necesariamente discernir Su Voluntad. No se hace nada de esto, entonces, no se practica religión.

 Po otro lado, si una persona quiere realmente alcanzar la salvación, puede discernir la Voluntad de Dios y obedecerlo, puede mirarlo, prestarle atención, seguirlo, entregársele recibirlo.

 Si una persona independientemente de cualquier religión realiza esto en su vida, alcaza la salvación.

 Lo ideal es que las religiones hicieran eso, sería que quienes las integran como jerarquía y fieles lo hubiesen hecho hasta ahora, pero la verdad es que ni lo hicieron, ni lo hacen, ni lo harán, entonces, se perdieron, se pierden y se perderán.

 Las almas que deseen salir de las tinieblas, del abismo eterno, de la postración en la muerte eterna, de las garras de satanás, deben hacer el esfuerzo simple de buscar a Dios, de discernir Su Voluntad y de obedecerlo colaborando en Que Su Voluntad Se Haga-Reine-Triunfe en su propia vida.

 Esas almas alcanzarán la salvación y serán el pueblo de Dios, mientras que las religiones lograrán la perdición y serán el pueblo o linaje de satanás en el mundo.

 No hacen falta ya las religiones para alcanzar la salvación porque El Señor personalmente se dirige a las almas y Él mismo las Guía a la salvación es responsabilidad de cada uno el buscarlo y el dejarse guiar por Él obedeciéndolo.

 Las mismas religiones al prescindir de Dios eligieron que Dios prescinda de ellas, y si se han entregado a satanás por orgullo, ambiciones terrenas, por deja de amar a Dios, ya no son útiles sino descartables, así como tampoco ya son buenas, sino condenables.

 Antes la salvación estaba en las religiones mientras que en el mundo estaba la perdición, ahora, como las religiones se han perdido, la perdición esta en las religiones y la salvación fuera de ellas, en medio del mundo, pero en medio del mundo con Dios, guiados por El Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario