miércoles, 16 de julio de 2014

ESTO ES LO QUE ESTAMOS PERDIENDO



ESTO ES LO QUE ESTAMOS PERDIENDO

 Si estamos estancados viendo, padeciendo, sufriendo y conociendo siempre las mismas cosas es porque no hemos crecido, madurado, evolucionado, es porque somos unos caprichosos egoístas hundidos en nosotros mismos que no se preocupan por mas nada que por alimentar su ego y defender su orgullo.

 Llegamos donde nos alcanzó, o sea, hasta donde hemos amado, si queremos conocer, ver, tener, vivir algo diferente, tenemos que hacer un esfuerzo por demostrar interés siquiera.

 Merecerlo no lo vamos a merecer como nunca merecemos nada, pero tenemos que esforzarnos, demostrar interés y colaborar lo necesario para que Dios nos lo pueda dar.

 Si no lo aceptamos, si no lo amamos, si continuamos renegando de Su Voluntad, vamos a seguir padeciendo vacío, desolación, muerte, tinieblas y el embate de todos los enemigos espirituales y terrenales.

 Sufrimos las miserias de la mala voluntad de un corazón orgulloso y desamorado, de aquello que somos y que hemos decido tener, ser, hacer.

 El sacrificio, la renuncia a sí mismo para aceptar a Dios, Su Voluntad, es necesario para recibirlo realmente y llegar a tenerlo verdaderamente. El sacrificio de sí compra el don.

 No es que nos alcance para pagar lo que Dios quiere Donar, es lo necesario para poder recibir lo que quiere dar y que no podemos merecer de manera alguna.

 Dios quiere hacernos un Don, darnos la Vida Eterna, que lo recibamos ahora y comencemos a cultivarlo, a atesorarlo, pero si no renunciamos a la muerte eterna, no lo podemos recibir.

 Cuando renunciamos a la voluntad propia, el orgullo, al obrar por nosotros y sin obedecerlo, estamos renunciando a la muerte eterna y eligiendo la Vida Eterna, entonces, Dios puede darnos efectivamente el Don que desea hacernos, la Vida Eterna, su Vida-Presencia-Reinado en nuestra vida-casa-corazón.

 Ahora, mientras estamos de paso por el mundo Dios quiere vivir-habitar, desea permanecer en nosotros, quiere que lleguemos a una verdadera comunión con Él para que entremos en la Vida Eterna, Verdadera Vida Espiritual, Sobrenatural, Mística.

 Comprender lo que nos perdemos, aquello de lo que nos privamos al renegar de Dios, prescindir de Él, renegar de Su Voluntad, estamos perdiéndonos a Dios mismo, Su Vida-Presencia-Reinado en nosotros, y por ello, Su Don de Vida Eterna que podemos tener ya dese ahora.

 Por supuesto que la Vida Eterna no es vivir para siempre en este mundo, eso es un error de quienes se apegan a la tierra, la Vida Eterna es vivir en Dios y que Dios Viva en nosotros, Vida Mística, Sobrenatural, de otro mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario