miércoles, 9 de julio de 2014

LO RECHAZARON EN SU PRIMERA Y EN SU SEGUNDA VENIDA



LO RECHAZARON EN SU PRIMERA Y EN SU SEGUNDA VENIDA

 Lo que Dios hizo por el bien de las almas que en puro Amor Ha Creado, no va a ser deshecho por almas rebeldes ni por demonios, Dios no deja de Ser Dios y no pasa a ser impotente o inútil por mas que así lo quieran creer.

 Se sorprenderán hoy la ver que Dios Vive y que continúa obrando, que solo se ha matado o impedido su Presencia por un instante en el mundo, pero que eso solo recaerá sobre quienes corresponde y con todo el rigor de la Divina Justicia.

 Que aprenda la iglesia católica hoy para su vergüenza eterna que ha elegido continuar los pasos de la religión judía, que se ha opuesto al Señor y que de tanto rengar, ha muerto ella misma y no Dios, Él vive por los siglos de los siglos.

 Así como la religión judía descartó a Dios y fue descartada por Él, la religión católica consumó su rebeldía y eligió el mundo descartando a Dios. Así como la religión del antiguo testamento continúa con su farsa en el tiempo perpetuando lo que no existe, la religión del nuevo testamento continúa con su farsa en el tiempo perpetuando lo que ya no existe.

 Se produce la abominable desolación, pero en ella quedan atrapados quienes han renegado definitivamente de Dios, porque a la vez se produce una Segunda Venida de Cristo.

 Por el bien de las almas El Señor continúa Vivo y Presente asistiendo, socorriendo y defendiendo a las almas que lo buscan, que confían verdaderamente en Él, que no se dejan engañar y no pierden el tiempo ablando de estupideces con las que solo conforman su orgullo y satisfacen a demonios mientras se pudren en vida.

 Solo se perdió el que debía perderse había dicho El Señor respecto de judas, y en él estaban todos los de su religión que también fue perdida. Lo mismo vale hoy para bergoglio, el falso profeta y para la religión católica convertida en infernal y sede de uno de los anticristos.

 Comprender que si bien la religión judía pereció al perder a Dios por no haber aceptado al Mesías, si hoy un judío se convierte buscando al Señor y recibiéndolo, obedeciéndolo y siguiéndolo, se salva, abandona las tinieblas, vuelve a la vida, participa en la Resurrección.

 Lo mismo sucede con los cristianos caídos en la muerte de la religión, si se convierten, se salvan, si buscan al Señor y lo siguen-obedecen.

 No empiecen con los histeriqueos infernales propios de demonios, nadie los esta condenando ni a unos ni a otros, se condenan a sí mismos al rechazar al Señor respectivamente en Su Primera y Segunda Venida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario