miércoles, 30 de julio de 2014

MISTERIOS DE LA CONCEPCIÓN



MISTERIOS DE LA CONCEPCIÓN

 Inevitablemente las almas continuarán depravándose, corrompiéndose, estropeándose, se sumergirán mas en su inmundo abismo adquiriendo similitud con satanás y llegando a ser tan demoníacas que estarán ya perdidas aun al pasar sobre la faz de la tierra.

 Considerar que los hijos son el resultado de los padres al engendrarlos, es decir, son su efecto, de manera que aquello que son los padres al momento de la concepción es lo que los hijos serán.

 Considerar que la mejor manera de amar a los hijos es llega puros y en santidad al momento de la concepción para transmitir a los hijos pureza y santidad, para engendrarlos en el amor y poder transmitirles vida.

 Comprender la razón por la que ahora los hijos no son como eran antes, que es que los padres no son lo que eran antes. Ahora conciben como los animales, se reproducen por instinto, y mientras son impuros y corruptos en cuerpo y alma.

 Esa inmundicia, corrupción, depravación, muerte espiritual, se la transmiten a los hijos, entonces, los conciben corruptos e impuros, envueltos en el espíritu de la muerte eterna y separados de Dios.

 Los están condenando al engendrarlos, los entierran ya en tinieblas transmitiéndoles sus propias inmundicias, corrupciones, vicios, impurezas, depravaciones.

 Por amor propio, por amor a sus hijos, por amor a la creación deberían llegar al momento de la concepción puros y santos, pero ya no importan en estos tiempos tales cosas, ahora cada cual se esfuerza por depravarse, corromperse, estropearse, desenfrenarse.

 Si son ya bestias deformes e infernales al momento de concebir, ¿Qué es lo que pueden concebir?, eso es desamor a sus mismos hijos, es condenarlos, es enterrarlos en tinieblas, incluso hasta podría considerarse como un consagrarlos a satanás.

 ¿Puede un hijo salir de semejante maldición?, es muy difícil, pero si hace el esfuerzo, lo quiere y busca a Dios, puede ser limpiado, purificado y liberado.

 Lo ideal sería que los padres concibiesen siendo puros y santos, pero no siéndolo o habiendo ya ocurrido, deberían esforzarse por corregirse durante la gestación y por pedir a Dios la limpieza, purificación y liberación de sus hijos. Habiendo pasado la gestación, proceder igual, pidiendo a Dios tales cosas para sus hijos y colaborando para que Dios las de.

No hay comentarios:

Publicar un comentario