jueves, 3 de julio de 2014

PUEBLO ELEGIDO, DEFINICIÓN



PUEBLO ELEGIDO, DEFINICIÓN

 El Pueblo Elegido no tiene nada que ver con raza, nación o con religión alguna, esas son cosas del pasado y que no hacen otra cosa mas que exponer la ignorancia de quienes las sostienen.

 Son personas orgullosas que desean ser elegidas por Dios para imponerse encima de otras y hacerse adorar. Se trata de ególatras infernales desesperados por hacerse obedecer, o sea, unos tontos caprichosos.

 Dios no elige a nadie para imponerlo encima de otros, mucho menos para hacerlo adorar o para que se convierta en un cerdo vicioso que gobierne por el terror, el engaño y la seducción.

 El orgullo y la egolatría han atontado el entendimiento humano de por sí ya muy limitado para embrutecerlo infernalmente desviando a las almas a su perdición.

 Es miedo lo que hay en el fondo de los delirantes que quieren ser ‘elegidos’, y ese miedo los lleva a reclamar adoración como si se les debiera. Ahí demuestran estar hundidos miserablemente en sí y que vienen practicando la egolatría narcisista infernal donde se convencen de que les es debido lo que ambicionan, quieren, desean.

 Estamos ante la Segunda Venida del Señor, esos razonamientos son del siglo pasado, o peor, de historia antigua como la humanidad, son cosas anacrónicas ante la Presencia Viva del Señor Que Vuelve.

 El concepto de ‘pueblo elegido’, debe ser entendido en su naturaleza real, considerando lo que Dios Es y Quiere, desapegándolo de las inmundicias terrenas que siempre tienden a la abominación eterna.

 Dios no tiene aspiraciones terrenas, para Él el mundo es lo que para nosotros un ínfimo grano de arena.

 Pertenece al Pueblo Elegido todo aquel que elige a Dios, lo busca, lo recibe y se le entrega, o sea, quienes progresan espiritualmente, los que evolucionan en el espíritu desatados de lo terreno, sin ambiciones mezquinas, humanas, mundanas.

 Visto de esta manera, se entiende como no importa la raza, la nación, etnia, religión ni nada para considerar al Pueblo Elegido. Visto de esta manera también es como puede haber unidad real de la humanidad respetando las diferencias porque al obedecer todos a Dios, no habría superposición, Dios no conduce a las personas al choque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario