miércoles, 23 de julio de 2014

RECORDAR QUE ES UNA SERPIENTE



RECORDAR QUE ES UNA SERPIENTE

 Para la fiesta de Pentecostés se celebró en el vaticano una jornada extraña de oración por la paz reuniendo tres religiones. La fiesta propia de Pentecostés que es esencial quedó en el olvido.

 Esto no es casualidad, pentecostés marca el inicio de la iglesia, es su nacimiento, si ese día tal fiesta fue cambiada, lograron los traidores asociados al linaje satánico conquistar definitivamente la iglesia, celebraron cualquier cosa.

 Eso mismo hacen en las naciones, cambian las fechas patrias y celebran cualquier cosa, primero las cambian de día, después desvirtúan su sentido, luego reemplazan el himno, cambian la bandera, etc.

 ¿Tan difícil es ver que en la iglesia están haciendo lo mismo?, ¿No es evidente que de la misma manera que en las naciones todo es cambiado apropósito desvirtuando el sentido, volviéndolo inerte, inocuo e inútil?.

 Tanto en las naciones como en la iglesia ha ocurrido lo mismo, desde afuera maniobrado los agente de satanás, sus hijos, linaje infernal, mientras que desde adentro han obrado traidores, herederos de judas y continuadores de sus obras.

 De esta manera lo mas santo, sagrado e inviolable es echado a tierra, humillado, pisoteado, despreciado y se consuma la traición que da paso a la definitiva conquista externa.

 Lo mas santo y sagrado en las naciones es su patrimonio histórico, social, cultural, espiritual, etc., todo lo que hace al ser nacional. Lo mas santo y sagrado en las religiones es lo que hace a su doctrina, ritos, lo que transmite el Espíritu de Dios.

 Justamente, en la fiesta en la que se celebra la venida del Espíritu Santo, se celebró otra cosa, entonces, ¿Quién ganó?, ¿Quién triunfó?, ¿Quién se impuso?, es evidente que el ídolo invasor se halla instalado en el templo.

 Abrir los ojos, no van a ver a satanás con cuernitos y cola sentado en el trono de san Pedro, el cerdo infernal no se va a presentar en su ser horrendo porque causaría una lógica repulsión, recordar que es una serpiente, y como tal, seduce, encanta, engaña.

 Ahí tenemos la imagen que se vende como sucede con las empresas, es marketing, para seducir y engañar, pero por mas que seduzca, sigue siendo una serpiente infernal que inocula el veneno de la perdición eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario