sábado, 2 de agosto de 2014

ESA ALMA ES UNA MALDICIÓN (55): CONVERTIMOS TODO EN UN INFIERNO



ESA ALMA ES UNA MALDICIÓN (55): CONVERTIMOS TODO EN UN INFIERNO

 Cuando no aceptamos la Voluntad de Dios y continuamos renegando, buscando la manera de imponernos a Dios, nos convertimos en desgraciados sufrientes que lo único que conocen es el abismo y las tinieblas.

 Por mas que nos quejemos, lamentemos, preocupemos, acusemos, demandemos, exijamos, no vamos a encontrar lo que buscamos, no hay manera de conseguir lo que deseamos.

 Hemos llegado al límite, conocemos el extremo de la cuerda, hay cosas que no se pueden cambiar, simplemente tenemos que aceptar nuestra situación, dejar de renegar caprichosa y odiosamente como demonios.

 Debemos rendirnos, entregarnos, aceptar la situación que nos toca vivir, nosotros, con al rebeldía odiosa y resentida que generamos convertimos todo en un infierno insoportable.

 Puede ser grave, puede ser humillante, puede ser difícil, pero no es imposible de llevar, tanto menos si buscamos a Dios y lo pasamos en compañía del Señor. El problema sigue siendo el mismo, nosotros, con rebeldía, odio, furia, caprichos y reniegos, tornamos todo insoportable.

 Tan insoportable convertimos nuestra situación que no nos soportamos a nosotros mismos, ardemos de rabia, furia, bronca, quedamos consumidos en deseos odiosos de prevalecer, reinar, imperar, imponernos.

 Cuanto mas reneguemos, mas nos apartaremos de Dios, y mas expuestos a los enemigos espirituales estaremos, quienes van a aprovechar para atormentarnos, castigarnos, hacernos padecer e intentar convencernos de que tenemos razón.

 Ahí es donde la situación difícil la convertimos en grave primero, y la gravedad la tornamos en insoportable. Por renegar de Dios volvemos nuestra vida en un infierno, la perdemos.

 Comprender que en estos tiempos las mínimas rebeldías, caprichos e histerias que acumulamos, se multiplican porque se ha producido la ausencia de Dios, se ha concretado la traición y las tinieblas prevalecen pudiendo los demonios enloquecer y atormentar a las almas forzándolas a depravarse y corromperse mas, o sea, conducirlas impunemente a una autodestrucción segura.

ESA ALMA ES UNA MALDICIÓN (54):



DIRECCIÓN DE TODAS LAS ENTRADAS CON EL TÍTULO: “ESA ALMA ES UNA MALDICIÓN”:

Un abismo caminante:

Almas que apestan a demonios:

Una lamentable narcisista:

Una inútil violenta:

ENCERRADA EN UN SUBMUNDO:

MUCHO MAS ABAJO QUE CUALQUIER OTRA CRIATURA:

Almas de estos tiempos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario