jueves, 21 de agosto de 2014

INJUSTICIAS, ALGUNAS CONSIDERACIONES



INJUSTICIAS, ALGUNAS CONSIDERACIONES

A) Es sabido que a la presión-opresión se genera una reacción, siempre hay algo que libere la presión de la opresión. Esta reacción consiste en diferentes acciones según el tipo de carácter y según también la situación:

1.- Una reacción consiste en odiarse a sí mismo, culparse, acusarse, responsabilizarse por el dolor padecido, la humillación sufrida. Ahí la persona vuelca el odio generado en sí misma y termina hundiéndose en su propio abismo de miserias mezclando sentimientos de odio, lástima, pena, autocompasión.

2.- Otra reacción consiste en odiar a quien oprime-reprime, a quien humilla y venciendo la barrera del miedo, de la preocupación por sí mismo, devolverle furiosamente el padecimiento.

3.- Otra reacción consiste en buscar a un tercero como víctima del odio, descargar la presión de la furia que arde en el interior ante la humillación, el maltrato o el desprecio, en otro cualquiera y con cualquier excusa.

B) Esto es normal, natural y humano, le sucede a todo el mundo, a todas las personas. Esto lo hacen unos a otros, se hace a nivel domestico, familiar, vecinal, barrial, nacional e internacional.

C) Pero también ocurre a manos de demonios y de la muerte eterna, todos estamos sujetos a estos enemigos espirituales que saben hacer esto, que tienen experiencia y que lo aprovechan para manipularnos.

D) Los tontos somos nosotros que continuamos sumidos en tinieblas, sumergidos en el abismo, peleándonos inútilmente sin echa a los primeros opresores, a aquellos que nos esclavizan a todos, que son satanás y la muerte eterna.

E) Tenemos que ver mas allá todavía, y comprender que, aquello de lo que nos quejamos, de lo que acusamos a otros porque lo vemos al padecerlo, es lo mismo que estamos haciendo.

 Se lo hacemos a terceros, a nosotros mismos o pretendemos devolvérselo a quienes nos lo hacen.

F) Pero mas allá todavía debemos ir y comprender que eso que vemos claramente de malo en otros porque nos lo hacen padecer, es lo mismo que le estamos haciendo padecer a Dios.

 El primero al que aplastamos, humillamos, limitamos, despreciamos, arrinconamos le impedimos Ser y Hacer, es a Dios, luego, lo que padecemos, es todo consecuencia de esta injusticia cometida por nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario