martes, 12 de agosto de 2014

LA REINA, LA MUERTE ETERNA



LA REINA, LA MUERTE ETERNA

 La reina madre de los espíritus infernales, impuros, es el espíritu de la muerte eterna que generalmente se manifiesta como orgullo o amor propio.

 Este espíritu se nutre de todos los espíritus impuros, esta formado por todos ellos, por todos los que se hallan en el infierno y todos los que están dando vueltas en la creación material o terrena.

 También se asienta y nutre de las almas por los espíritus inmundos, impuros, que tienen, los vicios, sean en su cuerpo material, como en el moral-intelectual o en el espiritual.

 Todos los espíritus impuros la forman o conforman como el olor a podrido del basural formado por el olor de la podredumbre de cada basura que se pudre ahí. A la vez por estar formada por todos en su conjunto, los potencia.

 Comprender que el interés principal es apoyarse, ligarse, unirse a las almas que están de paso por el mundo, porque les roba-succiona vida, les quita vitalidad como lo hacen en lo corporal las sanguijuelas con la sangre.

 Este espíritu impuro tiene su cabeza y asiento, trono y sede del reinado en inglaterra, londres, en la reina específicamente, por ese agujero entra en el mundo, ahí hace contacto con tierra, tiene su enlace y ahí establece su ‘olimpo’.

 Se lo adora, busca, se le sirve y las almas se le consagran-entregan a cambio de poder, dinero, oro, así es como se une-liga a la realeza mundana-terrena constituyendo en ella su linaje en el mundo.

 Notar que el poder del oro, dinero, financiero, económico radica ahí, desde ahí se dirige el mundo y se determinan los acontecimientos a nivel mundial, sus agentes van obrando ocultamente en derredor del mundo material unidos a los espíritus impuros que los usan para extender su reinado.

 Así es como la extensión del reinado del oro, de ese dominio inglés del mundo, es la extensión del reinado de la muerte eterna, del espíritu de la reina infernal.

 Comprender que en la historia han establecido imperios máscaras para ocultar y disimular su poder, para que hagan su trabajo sucio y para desecharlos después de hacer cumplido su trabajo, traicionándolos y condenándolos a sufrir las consecuencias de sus malas acciones en el mundo.

 Esa cerda infernal, la muerte eterna, siempre hace lo mismo, toma una persona en el mundo, la alza, eleva, adora, la hace adorar, la conduce a que realice sus obras y luego la descarta y tira para que sea destrozada pagando las culpas, cosechando el odio de todos los que ha perjudicado. Cuando esto hace es porque ya tiene el reemplazo o sustituto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario