viernes, 8 de agosto de 2014

PURIFICACIÓN Y DONES



PURIFICACIÓN Y DONES

VICIO
DON DEL ESPÍRITU SANTO
1
Soberbia
SABIDURÍA
2
Lujuria
FORTALEZA
3
Avaricia
CONSEJO
4
Ira
ENTENDIMIENTO
5
Pereza
SANTO TEMOR DE DIOS
6
Envidia
CIENCIA
7
Gula
PIEDAD

 Si bien en cada intervención de Dios que aceptamos en nuestra vida lo recibimos recibiendo su Espíritu, sus Siete Dones, hay en general siete intervenciones Divinas o Pasos del Señor en nuestra vida.

 Son siete etapas de la vida espiritual, en el crecimiento, la maduración, en la evolución de la humanidad hacia su imagen y semejanza con Dios.

 En cada etapa purga un vicio particular a la vez que nos va dotando de un Don del Espíritu Santo particular. Se trata de vicios a los que renunciar, espíritus a los que vencer, pruebas que pasar, abismos que llenar, egolatría que abandonar para generar amor queriendo aceptar a Dios y deseando entregarnos verdaderamente a Él.

 Indiferente grado o nivel a cada alma aplica lo mismo, y siempre depende esto de la predisposición de cada uno, de la voluntad de amar verdaderamente a Dios y de la respuesta real que haya a su inspiración, así como de aquello a lo que nos haya predestinado.

 Segunde detalla en el cuadro, por ejemplo, nos hace el Don de la Sabiduría purgando el vicio de la soberbia. Lo que debemos hacer es renunciar a nosotros mismos buscando Su Voluntad, aceptándolo, entregándonos a Él, colaborar, obedecerlo, seguirlo.

 Al realizar eso nos liberamos de la soberbia y vamos adquiriendo el Don de Sabiduría que nos hace. Si no obramos de esa manera vamos confirmando que deseamos ser soberbios y quedamos sin sabiduría convertidos en abismos que supuran egolatría narcisista infernal.

 Lo mismo sucede con los otros Dones y vicios mientras nos hace progresar, evolucionar, mientras nos va encendiendo en amor y convirtiendo a su imagen y semejanza, mientras nos va transustanciando, transfigurando, dando vida, convirtiéndonos en hijos suyos.

 Comprender la importancia y necesidad de buscar a Dios y de obedecerlo, de confiar en Él y de perseverar en ese camino, porque solo así tendremos verdadera Vida, Vida Espiritual, Mística, Sobrenatural, porque solo así es como Dios Vive en nosotros, y por medio nuestro en el mundo.

 Es así como Vuelve El Señor, en Espíritu y Verdad para darnos Vida y que la tengamos en abundancia, o sea, para que Él Sea en nosotros y por medio nuestro Sea, esté Vivo y Presente en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario