jueves, 6 de noviembre de 2014

ESTIRPE DE JUDAS, ESTIRPE DE TRAIDORES AMBICIOSOS ORGULLOSOS



ESTIRPE DE JUDAS, ESTIRPE DE TRAIDORES AMBICIOSOS ORGULLOSOS


 Es un monito remedador de Dios el adversario, todo lo que Dios haga, él lo quiere hacer, pero por supuesto, en su provecho, beneficio, cuando Dios todo lo que hace es para beneficio de sus hijos.

 Así como Dios tuvo un hijo, también satanás tuvo un hijo, pero no pudiéndolo tener por sí, tuvo que robar uno y programarlo, hacerlo, y éste fue judas, de manera que, mientras Dios presentaba a la creación a su Hijo, satanás iba robando y haciendo un hijo para presentarlo y presentarse por medio de éste.

 Así como Jesús, El Señor, El Hijo de Dios sirvió fielmente a Su Padre prefiriendo Su Voluntad como lo manifestó en el huerto al decir, “Padre, pase de Mi este cáliz, pero Que no Se Haga Mi Voluntad, sino Tu Voluntad”, el traidor también en todo prefirió la voluntad de quien estaba eligiendo como padre al rebelarse contra la Voluntad de Dios, y de esta manera llegó a traicionar y vender al Señor.

 Inmundo hipócrita que fingió amistad para infiltrarse y traicionar, en su interior se decepcionó o desencantó de sus ambiciones, comprobó que no podía dominar al Señor ni servirse de él, advirtió que no era posible arrastrarlo a que le diera o concediera lo que él quería.

 El imbécil quería convencer al Señor de tener un reino en el mundo, de reinar como los reyes del mundo, quería hacerlo obrar como los reyes del mundo con astucia, engaño, perversión, por y para sí fingiendo hipócritamente servir a Dios.

 Cuando comprobó que no podía conseguir anda de lo que quería, en venganza, despechado, lo traicionó y lo vendió entregándolo a sus enemigos, de quienes había pasado a ser amigo por elegir odiar a Su Salvador.

 Ahí se consumó como hijo perfecto de satanás, ahí llegó a ser la abominación de la creación, la peor de todas las criaturas humanas, y todo fue su obra propia siguiendo a satanás, quien en el cielo había hecho lo mismo.

 Comprender que quienes reniegan de Dios, se oponen a Su Voluntad y se dedican a tratar de conseguir satisfacer la propia, siguen los pasos de judas, le dan el gusto a satanás, se convierten en hijos de la perdición, de la traición, de la rebeldía contra Dios, llegan a ser la expresión de satanás en el mundo, su obra, en lo que satanás se satisface, donde descansa, donde hace pesar su espíritu estableciendo su presencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario